En noviembre de 2011, a propuesta de estas entidades, el pleno del Ayuntamiento modificó este impuesto, reduciéndolo a una tasa anual de 100 euros para todas las comunidades y acabando con las diferencias en el pago existentes hasta entonces, que oscilaban entre los 800 euros y los 2.500 euros al año. El problema es que solo las comunidades con ascensores construidos desde esa fecha han podido beneficiarse de la tasa única, de ahí la petición del movimiento ciudadano para que las viviendas con instalaciones más antiguas puedan optar a ella.

En una reunión que las dos asociaciones mantuvieron recientemente con los representantes municipales, estos les manifestaron que la única manera que tienen las comunidades con instalaciones anteriores a noviembre de 2011 de pagar la tasa única pasa porque estas soliciten al Consistorio la revisión del canon de concesión de suelo público.

“Ante esta pasividad por parte del Ayuntamiento de Leganés, que deja toda la responsabilidad en manos de las comunidades de vecinos”, tal y como indican en un comunicado, las asociaciones vecinales de Leganés Barrio Centro y San Nicasio han puesto a disposición de los habitantes de la ciudad la solicitud y el texto que deben entregar las comunidades vecinales afectadas.

Con ese trámite, el Ayuntamiento de Leganés está obligado a realizar la revisión del canon, así que invitamos a todas las comunidades afectadas a que pasen por cualquiera de las dos asociaciones (AV San Nicasio: Avda. Mar Mediterráneo, 14 posterior; AV Barrio Centro: C.C. Santiago Amón, Pza. Pablo Casals) a recoger la solicitud que deben registrar. Esta es la única opción que da el Ayuntamiento de Leganés para evitar tratos desiguales que hacen que, en muchos casos, algunos vecinos tengan que pedir crédito para abonar las tasas municipales”, concluyen en su nota los colectivos de barrio.