Desde hace años, el Ayuntamiento de Madrid conmina a las vecinas y vecinos de la ciudad a reciclar y a separar los residuos en origen. Sin embargo, la eficiencia de la clasificación realizada en la planta de La Paloma, en Valdemingómez, de los envases ligeros recogidos en el contenedor amarillo no llega al 50%: de las 38.355 toneladas de residuos de envases metálicos, plásticos, vidrio, papel y cartón, compuestos y otros envases recogidos en esta planta en 2012 solo se recuperó el 46%.

La planta también trata materia orgánica, pero la que proviene de la fracción de resto de los residuos domésticos, ‘por lo que se trata de materia orgánica de muy baja calidad que en ningún caso debería utilizarse para uso agrícola’, indican en una nota hecha pública hoy varias entidades ecologistas y vecinales, la FRAVM entre ellas. ‘Se desaprovechan, por tanto, los residuos orgánicos que, mezclados con restos de poda, podrían producir compost de calidad que permitiría disminuir el uso de fertilizantes sintéticos’, continúan.

A la baja eficiencia de la planta se suma el problema del fétido olor que su actividad genera, un problema de cuya magnitud da cuenta un estudio olfatométrico independiente que determina que la contaminación odorífera que padecen los vecinos del PAU del Ensanche de Vallecas y de otros barrios y municipios afectados “interfiere significativamente sobre la salud y el desarrollo normal de las actividades de los residentes” y que la AV PAU de Vallecas ha llevado a la Fiscalía de Urbanismo y Medio Ambiente y al Defensor del Pueblo.

Por todo ello, el pasado 17 de septiembre Ecologistas en Acción, la asociación vecinal PAU del Ensanche de Vallecas, la Plataforma No Macrovertedero Sí residuos 0 y la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) registraron unas alegaciones dirigidas al área de Control Integrado de la Contaminación de la Comunidad de Madrid en la que solicitan que condicione la modificación de la Autorización Ambiental Integrada solicitada por la Unión Temporal de Empresas (UTE) que gestiona la plantas de tratamiento de La Paloma a la adopción de las siguientes propuestas de mejora:

  • Realizar las inversiones necesarias en maquinaria y personal para incrementar la eficiencia de la planta de clasificación hasta un 80%.

  • Utilizar solo materia orgánica de recogida selectiva para producir compost de calidad mezclada con restos de poda.

  • Realizar un estudio de olores que asegure el conocimiento de los focos y que se tomen las medidas correctoras suficientes para evitarlos implementando las Mejores Técnicas Disponibles.

  • Imponer la obligación de que toda la actividad desarrollada se haga en instalaciones cerradas y techadas y a puerta cerrada.

  • Asegurar el correcto funcionamiento de los sistemas de ventilación de la planta y el correcto mantenimiento de los biofiltros.

  • Aportación periódica de la documentación necesaria para poder valorar los impactos ambientales de la planta y las medidas correctoras que deben implementar para evitarlos.