Urbanismo y vivienda

El uso racional de los recursos para hacer de las ciudades hábitat sostenibles a través de la colaboración entre los agentes presentes en el territorio centra, hoy por hoy, la labor del movimiento vecinal en materia de urbanismo en su afán por hacer frente al modelo de desarrollo neoliberal imperante. Un modelo que alienta un descontrolado consumo de recursos, una orquestada segregación social y territorial y la descohesión social, al tiempo que relega la activa participación de los ciudadanos y la planificación democrática.

Desde sus orígenes, el movimiento vecinal madrileño ha luchado por implementar las demandas y necesidades colectivas en el debate sobre la ciudad y las estrategias urbanas, situando a los ciudadanos y su disímil calidad de vida en el centro mismo de todas las decisiones relativas a la ciudad y estimulando la regeneración democrática mediante el ejercicio activo de la ciudadanía. De ahí nuestra reiterada definición de las ciudades y pueblos que queremos: humanos, solidarios, sostenibles, vertebrados, seguros, participativos y administrados cercanamente.

Así, el principio que guía, tanto a la FRAVM como al asociacionismo vecinal madrileño, en sus propuestas urbanísticas y de planificación y ordenación del territorio apunta a la necesidad de intervenir sobre la ciudad consolidada frente a los nuevos crecimientos, máxime los que se programan al límite de la capacidad de los términos municipales. Los frentes de lucha se extienden, hoy día, por numerosos barrios y pueblos de nuestra región, donde las asociaciones vecinales actúan de forma organizada y coordinada al objeto de completar el sistema dotacional público, sus déficits y desequilibrios en la distribución territorial; ampliar y mejorar los espacios verdes; rehabilitar, recuperar y conservar el casco antiguo y los centros históricos; rehabilitar o, en su caso, remodelar el caserío en estado deficiente; promover la construcción de vivienda protegida; erradicar la infravivienda y el chabolismo…

La lucha por el derecho a la vivienda

El concepto de hogar está desapareciendo paulatinamente, en el seno de las sociedades postindustriales, ante la vivienda convertida en objeto privilegiado de negocio, de modo que el derecho a una vivienda digna se ha convertido, particularmente en nuestra región, en una entelequia. La lógica interna del mercado es incompatible con el principio social del derecho a una vivienda digna. Hablamos de una contradicción que debería resolver el Estado y del objetivo de uno de los principales caballos de batalla de la Federación: la lucha por un alojamiento y la dignificación de los barrios populares. El derecho a la vivienda y el derecho a la ciudad, una ciudad de todos y todas.

El problema de la vivienda en Madrid es, ante todo, un problema de acceso que tiene funestas consecuencias sobre el bienestar de las familias: expulsión de la población joven hacia la periferia de la corona metropolitana, aumento del hacinamiento, retraso de la edad de emancipación… Todo ello no se explica por un déficit cuantitativo de de viviendas, por unos bajos niveles de construcción o una supuesta escasez de suelo urbanizable, sino por la inadecuación entre la oferta en términos de precios de venta y rentas de alquiler y la demanda en términos de solvencia económica. La infernal dinámica del mercado ha deparado una rígida segmentación de la demanda en solvente (la minoría) y semisolvente e insolvente (la mayoría). La quiebra de la promoción de viviendas con algún grado de protección es responsable directa de la situación.

La cuestión de la vivienda requiere una decidida intervención por parte de las administraciones al objeto de garantizar a la ciudadanía el acceso a una vivienda digna en el municipio; rehabilitar y recuperar el parque inmobiliario deteriorado manteniendo los usos residenciales y sin desplazar a las poblaciones residentes; priorizar la austeridad y la salvaguarda en la gestión del alojamiento, haciendo especial hincapié en la rehabilitación y remodelación del patrimonio inmobiliario; favorecer la diversificación del alojamiento, tanto del régimen de tenencia mediante el fomento y la promoción del alquiler como de las características del parque (superficie, número de dormitorios…); racionalizar la ocupación para poner fin al agravio que supone la existencia de decenas de miles de viviendas vacías en nuestra región; atender específicamente las necesidades de vivienda de la población inmigrante para impedir la proliferación de asentamientos de infravivienda o la formación de guetos urbanos y erradicar definitivamente el chabolismo, entre otros objetivos.

 

Defendemos un tipo de urbanismo que pone en el centro el bienestar social y no el beneficio económico, y la vivienda como un derecho universal, no como un negocio.

NOTICIAS

“Bloques en transición”: un proyecto para ahorrar dinero, mejorar la calidad de vida y reducir los impactos ambientales

Esta mañana, representantes de la FRAVM, el Grupo Cooperativo Tangente y la Asociación Vecinal Palomeras Bajas han firmado un acuerdo de colaboración para el desarrollo del proyecto “Bloques en transición”, una iniciativa experimental que tiene como objetivo acompañar a varios bloques de viviendas del distrito de Puente de Vallecas en la puesta en marcha de acciones que permitan al vecindario ahorrar dinero, mejorar la calidad de vida y reducir los impactos ambientales de las comunidades de propietarias y propietarios.

Reflexiones sobre la privatización del patrimonio público y el urbanismo oficial

El sociólogo urbanista y responsable del Área de Urbanismo y Vivienda de la FRAVM, Vicente Pérez Quintana, hace público un documento de reflexiones en torno al urbanismo “oficial” y la política de privatizaciones de lo público. Con el título “Algunas notas sobre la privatización del espacio público”, Pérez Quintana confronta este modelo con un urbanismo alternativo, basado en la “transformación de la ciudad”.

Se inunda el Centro de Atención Primaria de Canillas y se hunde un techo, pese a las advertencias del personal sanitario y de la vecindad

Y ya van tres. Por tercera vez el centro de Salud de la calle Canillas sufre desperfectos en su estrucura sin que la Comunidad de Madrid tomara medidas solucionarlo. Desde la asociación vecinal Valle Inclán lamentan que la vecindad tenga que desplazarse a otro ambulatorio del distrito a la vez que muestran su solidaridad con el personal sanitario que lleva meses sufriendo y denunciando las deficiencias.

La Jornada Rehabilitación Urbanística y Participación Vecinal recordará y reconocerá el papel de las asociaciones para dignificar las viviendas y los barrios

El proximo 1 de diciembre, varias asociaciones vecinales reflexionarán juntas sobre uno de los asuntos que más ocupan y preocupan a la vecindad: la rehabilitación de sus casas y los lugares que habitan. Con una mesa técnica y otra de profesionales, la jornada se desarrollará en el Casino de la Reina a partir de las 6 de la tarde.

La sociedad civil pide a los partidos políticos un compromiso contra la Ley Ómnibus

La Ley Ómnibus vuelve hoy a la Comisión de Presidencia de la Asamblea de Madrid tras los recursos interpuestos por los tres grupos parlamentarios de la izquierda, entrando de esta forma en la recta final de su tramitación. La plataforma que se opone a la nueva norma, formada por más de 50 organizaciones, la FRAVM entre ellas, solicita a los partidos políticos de la izquierda que se comprometan a recurrirla ante el Tribunal Constitucional en cuanto se apruebe.

AGENDA

[tribe_events_list limit="3" category="urbanismo-y-vivienda"]

DOCUMENTOS

Tradicionalmente, el Área de Urbanismo y Vivienda de la FRAVM ha tenido una actividad muy intensa en la producción de informes, alegaciones a la Administración, estudios y todo tipo de materiales. Este apartado recoge los documentos editados por el área.

1 2 3 16