Prisciliano Castro López y Juan Carlos Mora representando a la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid, y Dionisio Lara junto con Vicente Pizcuela, representación a la Asociación Madrileña de Empresarios por la Calidad del Ocio ECO han hecho público, en una rueda de prensa ofrecida esta mañana, el contenido del Manifiesto por la ordenación del ocio desde la convivencia ciudadana, un documento que recoge el fruto de las conversaciones que ambas entidades han mantenido a lo largo de los últimos meses.

Preocupados por una situación que ni la Ley Antibotellón ni el resto de medidas adoptadas han terminado de resolver, representantes de ambas entidades coincidieron hace meses en la necesidad de complementar sus actuaciones con la administración para intentar hacer frente a problemas tales como la contaminación acústica, la inseguridad ciudadana, las drogodependencias o la necesaria defensa del menor. Después de un exhaustivo análisis de los hábitos sociales relacionados con el ocio, particularmente el nocturno, sus causas y sus consecuencias, así como el impacto urbano y social provocado por la masificación en determinadas zonas de la ciudad, ambas organizaciones determinaron que la normalización de esta situación sólo puede proceder de un proceso de diálogo y concertación social entre los agentes sociales, los empresarios y la administración pública.

Con este objetivo y, sobre la base de que los conflictos antes mencionados que se deben a la falta de planificación y al escaso compromiso institucional con el ordenamiento de estas actividades desde el respeto a todas las partes implicadas, ambas entidades destacaron que el Manifiesto no es sino un punto de partida para contribuir al necesario debate social que, de forma definitiva, acabe con uno de los principales problemas de convivencia. En este sentido, se ha hecho un llamamiento a los responsables municipales para que participen en este proceso y se impliquen en el diseño y ejecución de un plan integral para la regulación del ocio.

La apuesta es ambiciosa. Para empezar, ambos colectivos han superado los prejuicios y el tradicional “enfrentamiento” que ha caracterizado su relación y, han definido las propuestas prioritarias de actuación. La primera de ellas consiste en acometer un Plan de Reconversión del Ocio Nocturno, a través de la puesta en marcha de programas y políticas activas que desconcentren y diversifiquen el ocio. Por otra parte y, recogiendo la inquietud común de las asociaciones de vecinos y empresarios, establecer programas de intervención contra el ruido y sus consecuencias y, finalmente, promover, desde los ámbitos público y privado, un ocio imaginativo, inteligente y responsable.

Las administraciones y los responsables del sector sólo tienen que dar alas a las propuestas ya existentes en el seno de la ciudadanía, que es perfectamente capaz de dar respuesta a sus inquietudes relacionadas con el ocio, la formación y la cultura. En este sentido, sin embargo, resulta a todas luces inaplazable concienciar a los vecinos de la necesidad de conciliar el derecho al ocio con el respeto por el entorno y el descanso de los vecinos.

Después de agradecer a la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid su receptividad con respecto a las propuestas de ECO, Dionisio Lara presentó la Declaración de Buenas Prácticas Profesionales del Sector Empresarial de la Hostelería, que “no es sólo una declaración de principios y un manifiesto de buena voluntad, sino una muestra de corresponsabilidad de los hosteleros”.

A través de este protocolo, Lara afirmó que los empresarios queremos hacer público el compromiso de regular y organizar el sector, fomentando y apoyando la excelencia profesional y la implantación de sistemas de calidad en los establecimientos públicos, promover campañas de prevención y consumo moderado del alcohol, garantizar las medidas de seguridad vigilando el adecuado funcionamiento de los planes de emergencia y de aislamiento acústico de los establecimientos. Sin embargo, esta actuación tiene que tener su reflejo en una actitud responsable por parte de los usuarios.

Con tal fin, se promoverán campañas de prevención y concienciación, fomentando las conductas cívicas y el consumo moderado de alcohol. Para que todo esto no quede en agua de borrajas, se creará una comisión de seguimiento y control de esta declaración integrada por todos los actores sociales implicados en la ordenación del sector”.