En esta ocasión, el tiempo no acompañó a la Marea Blanca, que cada tercer domingo de mes la MEDSAP impulsa desde hace más de cuatro años. Lo mismo da. En todo este tiempo, las y los defensores de la sanidad pública madrileña han salido a la calleen todo tipo de condiciones: contermómetro bajo cero y en plena canícula, con lluvia y granizo, en plenas vacaciones de agosto y en Navidad. Y gracias a este compromiso y tesón, varios planes de privatización de centros hospitalarios y de salud han sido abortados, entre otros logros importantes. Pero es evidente que la amenaza continúa, y quela sanidad en la región está lejos de recuperar la calidad y eficacia de hace unos años, deteriorada hoy por sucesivos recortes y por la externalización de la gestión de centros públicos y servicios no sanitarios los como los laboratorios, la lavandería hospitalaria o las donaciones de sangre.

Como ya es tradición, los manifestantes del pasado domingo, muchos de ellos trabajadores sanitarios, realizaron el recorrido que va desde el Colegio de Médicos hasta el Ministerio de Sanidad, en el Paseo del Prado. Al término de la protesta lanzaron globos blancos y leyeron el manifiesto que reproducimos a continuación:

POR UNA SANIDAD PÚBLICA UNIVERSAL Y DE CALIDAD

Son nuestras razones, las que derivarán del nuevo chantaje de los Mercados a un país que tenía una Sanidad Pública envidiada que están liquidando en saldos; tenemos que felicitarnos porque por cincuenteava vez, sin haber desfallecido ni un sólo mes desde 2012, hemos denunciado los recortes criminales, los abusos políticos, las mentiras capciosas y los favoritismos a especuladores frente a los desprecios a los funcionarios públicos y a los usuarios y pacientes. Mes a mes, hemos logrado extraer las esencias ocultas del modelo perverso que han implantado en la Sanidad Pública considerándonos como asegurados por decreto sin tener ningún elemento democrático a favor del cambio y pervirtiendo el modelo político de representación parlamentaria al que se le impuso un corsé de hierro, tanto con el cambio constitucional del Artículo 135 , como con el RD 16/2012. Cada tercer domingo sacamos a la calle lo que las instituciones mantienen oculto y desciframos lo que hay de sus eufemísticos titulares que nos saturan entre sonrisas de Judas o engreídas dotes comunicadoras de publicidad engañosa.

Destacamos el difícil momento político en el que estamos atrapados por unas soluciones que consideramos lesivas para la democracia y los servicios públicos y sociales. No sólo no nos gusta continuar con un gobierno que se salta a la torera a España, y a los españoles, por cuanto sacude sus derechos, propiedades y patrimonio, sino que despertarnos con el mismo sentimiento de “estar haciendo el primo” al mantener personas en los puestos que van ir contra nuestros intereses comunes; particularmente, en lo que nos afecta, nos referimos a la nueva Ministra de Sanidad que carece de condiciones y cualidades solventes para un tema tan delicado como la Sanidad Publica, los Servicios Sociales y la Igualdad. Sinceramente, nos produce una gran intranquilidad ya que está claro que nada cambiará y que se va a producir un empeoramiento falseado por más propagación mentirosa del gobierno continuista y que tenemos que padecer de nuevo.

La elección de esta Ministra nos da la clave de lo poco que importa al gobierno la Sanidad Pública, ésa de la que dicen presumir pero de la que desconocen su verdadero ser; y cómo ignora que los españoles hemos entrado ya en un perído de tremenda insalubridad, que puede hacerse crónica, cuando multitud de determinantes serán potenciados al son de las maracas del dinero y de los apoyos que sistemáticamente están dando a los especuladores, en fila para entrar a verla; cuando el nivel de pobreza en riesgo alcanza al 28 % de la población. No creemos que Dolors Montserrat , una abogada presuntamente implicada en deudas con hacienda, sea la persona idónea para defender la titularidad 100 % pública de nuestra Sanidad; o vale saber de inmuebles o urbanismos, ni siquiera haber hecho un máster en mediación. No creemos que sea la persona adecuada para este Ministerio nuestro del que somos los dueños y jefes; no lo son ellos, ni esos lobistas que ya la están tentando, según diversas fuentes, para que fusione el tremendo maremágnum público privado que su partido ha propiciado; tampoco nos parece adecuada para sacar adelante Servicios Sociales Públicos, Ley de Dependencia ni trabajar por la Igualdad, dado que el propio modelo que la inspira es por si mismo un gran motor de desigualdades de toda índole.

Así que hemos empezado muy mal con la elección y seguimos mal con la continuación, puesto que la UE, a la que se cuadra el Sr Rajoy y sus ministros, exige nuevos recortes cifrados en 5.500 millones de €, aunque puede que nos quedemos cortos porque han ido apareciendo datos que apuntan hasta más de 7.000 mill. de €. Es el juego macabro de esta política destructiva para la mayoría y divertida y enriquecedora para unos cuantos que se cuentan con pocas manos; siendo nuestro mentor allí otro ministro que participa de la fórmula del catecismo neoliberal y meramente mercantil y material, poco conocedor de lo que se cuece en la calle y las familias, Luis de Guindos que tampoco o nada nos va a resultar rentable.

Por ello, en esta Cincuenteava Marea Blanca queremos alertar con contundencia que no vamos a permitir que la Sanidad Pública sea de nuevo recortada y trasquilada; ya no da más de si. Es más, pretendemos que se actúe al contrario y que sea restituido todo lo retraído a los niveles del 2009; entre otras cosas porque todos estos recortes aplicados en ella no sólo producen dolor y falta de proyecto, sino que están empobreciendo de forma acelerada a los trabajadores y familias en un sin sentido que acabará moviéndose como rueda liquidadora por otros espacios y otros países. Sres. del Gobierno; no se puede reducir los presupuestos porque hay que mejorar el empleo público y los Servicios Públicos, una de las mejores fuentes para la recuperación económica. Y alertamos desde ahora aún estando pendientes los presupuestos del Estado y que los de Madrid dependen de ellos, para decirles que no se les ocurra tocar servicios básicos porque estaremos en pie de guerra; si tienen deudas del juego de otros, que las paguen los defraudadores, los saqueadores de las numerosas corrupciones que han arrasado nuestros fondos comunes, las empresas del Ibex que tienen demasiados privilegios y poca implicación fiscal, las grandes fortunas, o sáquenlo del dinero aplicado a la Corona, a la Defensa o a la Iglesia y de otros numerosos espacios, como sus propios sueldos, que pagamos todos y que sólo disfrutan muy pocos. En Sanidad y en Salud no se puede tocar ni un centavo; esperamos que ni la nueva ministra ni la presidenta de la Comunidad de Madrid y su equipo presente unos presupuestos a la baja o unos presupuesto ligeramente subidos donde la mejora va a parar a manos de las empresas y no al uso y mantenimiento de hospitales, centros de salud y servicios de titularidad pública. Ni que camuflen el maridaje publico-privado para satisfacer esa golosa fusión que está pidiendo el IDIS, ese Instituto para el Desarrollo y la Integración de la Sanidad que tiene entre sus miembros de patronato, a las grandes empresas sanitarias privadas y aseguradoras de las que nombraremos algunas; como patrocinadores están Indra, Siemens, Boston Scientifique, Johnson & Johnson o Philips, entre otros; entre los colaboradores firmas como Unilabs de la que era consejero Güemes y que se llevó la gestión de pruebas y análisi por 8 años, según nuestros datos todavía vigente o por ejemplo el Hospital San Francisco de Asis, y otros; además de numerosos participantes en el IDIS como son Farmaindustria, la Organización Médica Colegial, El Corte Inglés, Seguros Ama, a título de ejemplo para evitar una lista que se haría interminable de intereses privados y creados que están presionando para incrustarse sin posibilidad de rascado del entorno público de nuestra propiedad y que pagamos con nuestros impuestos. Es hora de ir poniendo nombre a los que nos roban y a quienes lo permiten y a todos los que viene para seguir con tal tarea. Dicen ellos que así se sostendrá el sistema sanitario y lo secundan los que de su cuerda o con su patrocinio están haciendo trabajos para ellos aunque seamos nosotros sus jefes ¿ Es que se piensan que lo creemos?

Conocemos bien lo que nos compete, como para creernos tales farsas y confiar de tantos cuentistas institucionales. Desde que el RD 16/2012 desencadenó las corrientes peligrosas contra la Universalidad de la Sanidad Pública, y preparó su ataque permanente contra la Calidad; desde que meses después Ignacio González con su consejero Javier Fdez. Lasketty publicaron el Plan de medidas de garantía de la sostenibilidad del sistema sanitario público de la Comunidad de Madrid, supuestamente para ahorrar pero que es insostenible y corrosivo, conocemos todos los movimientos tramposos de sus políticas, por ello nació la Marea Blanca y por ello lanzamos este plan de permanencia de largo recorrido. En él hemos tenido muchos logros, el primero llevar cuatro años saliendo a la calle llueva, truene, relampaguee o queme un sol de justicia con 40 º a la sombra. En ese intenso recorrido con los eslabones de los domingos apoyamos todas la causa, desarrollamos campañas, grandes actos, conferencias y charlas entre otros, pero sobre todo actuamos como conciencia permanente de presión frente a las andanzas especulativas, por ello tuvimos logros: que no se desmantelara el Hospital de la Princesa, aunque le restaron 20,5 mill de presupuesto; que se paralizara la privatización encubierta de los laboratorios aceptando el plan de los profesionales; que el M º Sanidad suspendiera el copago/ repago en ambulancias, prótesis, dietoterápicos…. repagos; que el Trib. Constitucionalparara el 1 € por receta, y que después lo declarara anticonstitucional. Nuestra presión ayudó a que hubiera decisiones de los tribunales y se suspendiera la privatización de 6 hospitales que estaban en modelo PFI, de los 27 Centros de Salud de su área de influencia, de la Unidad de Central de Diagnostico, y de todos los laboratorios públicos ( 2014 ) … Hicimos también que dimitieranlos consejeros: J. Fernández Lasquetty, Javier Rodríguez, e influimos en la dimisión de Ana Mato que alegaba retirarse por estar supuestamente implicada en la Gurtel); en tanto Javier Maldonado duró tan sólo cinco meses. Además de poner en boca de los Medios la Sanidad Publica y su desastrosa gestión.

Sin embargo, continúan los conflictos, queda mucho que recuperar: No existe la universalidad, se mantiene la privatización encubierta con las derivaciones y la privatización de lavandería, limpieza de los hospitales y centros de salud, la abusiva presión sobre los profesionales y el destrozo y no dotación de la Salud Mental, la saturación de las urgencias, listas de espera en aumento, los cierres de camas, la venta de la sangre altruistamente entregada por los donantes y el negocio que hace Cruz Roja, el problema acuciante de los enfermos de hepatitis C; fortalecimiento y protección de la Fundación Jiménez Díaz y las dotaciones que recibe fuera de presupuesto sin que pase nada, en tanto existe una falta de dotación económica, en cambio, para la atención primaria que no puede cubrir sustituciones, ni atender adecuadamente a los pacientes, por no decir que no tiene posibilidad alguna de cumplir con su obligada acción preventiva. La escasa preocupación verdadera por el paciente la quieren sustituir con un “a modo de espacio de participación y humanización” dirigido desde arriba, que no es más que un nuevo argumento publicitario para el consejero que pagamos con fondos públicos. En otro orden se ha perdido la inspección de los centros y procedimientos o no se atienden a los informes que indican su deterioro y el control de los resultados médicos; tampoco hay inspecciones en los hospitales con concesiones de algún tipo , ni en las empresas que están cobrando del dinero público a costa de descapitalizar los servicios 100 % públicos , ni de las empresas puramente privadas que no dejan de actuar en el grave tema sanitario que corresponde vigilar también a las instituciones públicas.

No soportamos ya la falsedad de las vacuas promesas de Cifuentes y Schez. Martos, públicamente defensores del modelo público- privado, menos que pongan en peligro nuestra privacidad entregando nuestros datos a empresas privadas de encuestas que llaman a nuestros domicilios privados, con nuestros nombres privados y nuestros actos médicos privados realizados en el ámbito sanitario, para ver nuestro grado de satisfacción en la atención ¿Conocen Vds. la Ley de Protección de Datos ?; Denunciamos el teléfono 968012763 desde el que se entrometen en nuestra privacidad diciendo ser el Servicio Madrileño de Salud. Pedimos explicaciones amplias sobre el mismo y sobre las personas que han contratado este medio y entregado nuestros datos privados, sin permiso y con nuestro dinero¿ En qué partida del presupuesto van a incluir estos deleznables servicios? . Tampoco soportamos más que haya excesos publicistas como los del Consejero de Sanidad en Madrid que acude rodeado de fotógrafos para decir que ha arreglado un techo en el H. Doce de Octubre cuando lo que hay que hacer es mantenimiento y no gastar en su vanidad privada para su imagen política ; así que alertamos de los presupuestos que llegarán a primero de año y de las tantas cosas que están por venir vinculadas a una política errónea y a unos presupuestos castradores que en SANIDAD MATAN y que con los nuevos peligros hacia los q se encamina esos planes continuistas defensores de los Tratados de Libre Comercioacabarán por hacernos añicos como personas, como pacientes, como profesionales y como defensores de derechos humanos y democracia con sus mecanismos de controversias, y sus tribunales privados a la carta.

No vamos a acabar con tristeza, sino con la firme satisfacción de haber llegado hasta aquí y de marcar con ese día más, llevamos 1500 días y uno más de Marea Blanca, nuestra continuidad trabajando en una lucha conjunta con todas las Comunidades Autónomas del estado a través de la que concilia todos los esfuerzos al unísono hasta hacer que se recupere la normalidad; es posible porque hay luz al final del túnel.