Nueve representantes de las asociaciones de Los Pinos de San Agustín, Norte de Albufera y Madrid Sur se encerraron ayer en la Junta Municipal de Puente de Vallecas después de que concluyera el pleno municipal para exigir al Gobierno regional que pague los 135.000 euros prometidos para financiar la puesta en marcha de tres centros públicos de acceso a Internet (CAPI) en la sede de las asociaciones. Éstas abrieron los centros, que en la actualidad prestan servicio a 900 usuarios, financiándolos con sus propios recursos. Hasta el momento, las sucesivas promesas de pago de la cantidad adeudada no se han materializado. Por eso, tampoco les convenció la respuesta del gerente de la Junta Muncipal de Puente de Vallecas, que ayer insistía en que el Gobierno regional ya ha reservado el dinero y que la orden de pago es inminente.

Las asociaciones denuncian que el Gobierno regional ha dejado a las tres asociaciones vecinales al borde del colapso financiero ya que, además de los 135.000 euros invertidos en la puesta en marcha de los CAPI, han tenido que pagar 18.000 euros en concepto de intereses. La conclusión, a su juicio, es clara: ‘Esperanza Aguirre no cumple con Vallecas’. Es el lema de la pancarta que presidió el balcón de la fachada principal de la Junta Municipal durante las doce horas que duró el encierro de los representantes vecinales, que tuvieron que sortear la vigilancia de los guardias jurado para poder cenar algo.