El pasado 19 de julio, responsables de la Consejería de Asuntos Sociales y representantes de los afectados por el precipitado cierre del centro ocupacional Magerit alcanzaron un acuerdo que pone fin al encierro que usuarios, familiares y trabajadores del centro iniciaron 133 días antes.

Los términos del acuerdo están, en todo caso, sujetos a la entrega, por parte del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX), de un informe sobre el estado del edificio que alberga el centro ocupacional y que previsiblemente no estará listo hasta mediados de agosto. Por ello, la Consejería ofrece a usuarios y trabajadores la posibilidad de trasladarse al colegio Juan Ramón Jiménez de Leganés en caso de que el informe obligue a realizar obras para garantizar la seguridad en el Magerit. Si, por el contrario, el informe establece que las condiciones del edificio permiten que puede “volver a utilizarse total o parcialmente, bajo todas las garantías de seguridad para usuarios y trabajadores”, “se haría de forma inmediata, usuarios y trabajadores juntos”.

Tras la reunión mantenida el pasado martes, la Consejería de Asuntos Sociales anunció que se pondrá en contacto con las familias de los usuarios para que manifiesten su deseo de permanecer en el centro al que fueron desplazados forzosamente en 48 horas el pasado 11 de marzo o, por el contrario, prefieren volver al Magerit tras pasar provisionalmente al centro alternativo ofertado en caso de que sea necesario ejecutar alguna obra en el Magerit.