La marcha, que contó con el apoyo de 45 asociaciones vecinales y de mujeres, así como de organizaciones de memoria histórica, sindicatos y partidos políticos, partió a las 12:00 de la Glorieta del Ejército, junto a la estación de Metro de Carabanchel. Abría el cortejo una pancarta con el texto “Calle Marcelino Camacho ya. No nos doblegarán” y la imagen del histórico sindicalista, militante comunista y vecino de Carabanchel.

En su recorrido, los manifestantes corearon lemas como “fuera fascistas de nuestro callejero” o “calle a Marcelino, y no a un asesino”, en referencia al comandante en jefe de la División Azul Muñoz Grandes. A lo largo del recorrido se distribuyeron hojas con las biografías del que también fuera ex ministro del Ejército del Gobierno de Franco y de Marcelino Camacho.

Al finalizar la manifestación los organizadores descubrieron una placa con el nombre de Camacho y leyeron un comunicado en el que denuncian la intervención judicial que paraliza el acuerdo del Ayuntamiento de Madrid, motivada por una reclamación de la Fundación Francisco Franco. Finalmente, reclamaron que el acuerdo de cambio de nombre se lleve a efecto inmediatamente y sin más demoras.