En marzo de 2013 el Ayuntamiento de Madrid aprobó incialmente el plan especial de ordenación urbana de las cocheras de metro de la Plaza de Castilla, un ámbito de 18.083 metros cuadrados en pleno corazón del distrito de Tetuán.

El plan especial plantea convertir parte de la parcela afectada en zonas verdes. Además, destinará 1.719 metros cuadrados a usos deportivos bajo la tutela del Ayuntamiento y contempla edificar tres bloques de 10 plantas cada uno en la ribera de la avenida de Asturias con una edificabilidad total de 18.000 metros cuadrados que albergarán instalaciones de Metro que, en calidad de propietaria del69,6% del suelopodrá vender hasta un 30% para uso comercial. La Comunidad de Madrid es propietaria del 30,4% restante.

Las asociaciones vecinales del entorno coinciden con el Ayuntamiento de Madrid en que las instalaciones de metro constituyen una fractura urbanística. Difieren, sin embargo, en casi todo lo demás.

Esta mañana, las asociaciones vecinales Cuatro Caminos-Tetuán, Ventilla Almenara y la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) registraron unas alegaciones en las que solicitan:

  • Reducir la altura máxima de los edificios, toda vez que ésta no supera las 5 plantas en la zona y, más concretamente, en la edificación colindante de las calles Magnolias, San Benito y San Aquilino.

  • Trasladar las construcciones a la parte de atrás de la parcela para dejar más visibles las zonas verdes y los espacios públicos vacíos de libre acceso. El funcionamiento de los edificios no variaría, incluso mejoraría la estética al disponer de una zona amplia, a modo de plaza, en el acceso. Si se construyen los edificios junto a la Avenida de Asturias, la altura de los mismos hará que el espacio libre quede demasiado encajonado y, por lo tanto, menos atractivo para los ciudadanos y ciudadanas.

  • Incluir en el Plan Especial una regulación de usos que impida la conversión del ámbito en una zona de copas y/o de ocio nocturno, dadas las enormes molestias que ellos entrañaría para la población residente.

  • Desarrollar el equipamiento que satisfaga los déficit del barrio (escuela infantil, locales de ensayo, casa de asociaciones…). No vemos la prioridad de promover un espacio deportivo en tanto que en las cercanías existen dos equipamientos de esta índole (Triángulo del Oro y Playa de la Victoria).

  • En el espacio libre:

    Instalar zona de uso infantil grande y completa, al igual que otras que hay en otros barrios de Madrid. En el distrito tan solo existen pequeñas zonas infantiles con muy poca variedad de columpios y entretenimientos.

    Instalar zona de aparatos de gimnasia para todas las edades (completos), posibilitando que mientras los niños están en los juegos infantiles, los acompañantes aprovechen también para hacer ejercicio.

    Instalar rocódromo, dado que es un uso fácil y barato de ejecutar, y que además cada vez está más en auge entre los adolescentes y jóvenes. Esto es especialmente importante en el distrito, al no existir un ocio alternativo gratuito para esta población.

    Instalar zonas de bancos y jardines para estancia de vecinos y vecinas.

Por otra parte, el Plan Especial debe regular que, ante la eventualidad de que en alguno de los solares resultantes de la operación pueda demorarse la edificación, aquél sea acondicionado para el uso vecinal en tanto que uso provisional.

Por último, proponemos que cualquier implantación de actividad que se realice deberá ser de gestión pública. Al ser este suelo de propiedad pública y no poder revertir en beneficios de empresas, todo lo que realicen deberá ser de gestión pública.