“Este verano personas de la asociación conocimos a un grupo de voluntarios independientes que hacen un trabajo fantástico cubriendo las necesidades básicas de todas las personas que llegan a Sarajevo intentando buscar un futuro. Son BASIS (Blankets and Showers in Sarajevo), que aunque dedican su esfuerzo y tiempo en ayudar a quiénes lo necesitan, carecen de ayudas institucionales tanto españolas como bosnias. Por eso queremos ayudarles a ayudar este invierno”, sostiene la asociación vecinal, que ha iniciado una campaña de emergencia que se prolongará durante todo el mes de octubre, hasta el día 31. “Las temperaturas ya han caído en picado en la capital bosnia, donde a diario llegan más de 100 jóvenes que buscan una oportunidad en el país o que tratan de cruzarlo hasta la frontera con Croacia. Hay que darse prisa y hacer llegar la ayuda a las miles de personas que se encuentran bloqueadas en estos momentos”, apostilla.

Pero ¿qué tipo de ayuda? En estos momentos, lo más urgente es disponer de ropa de invierno: mantas, calcetines, guantes, bufandas, pantalones, camisetas de manga larga, jerseys, prendas térmicas, chaquetas , gorros, sacos de dormir invernales, botas (tallas 39-44), zapatos (tallas 39-44), calzoncillos, mallas, ponchos, calentadores de manos, polares, edredones y esterillas de camping. Productos nuevos o de segunda mano que cualquier madrileño o madrileña puede depositar en el local de la asociación vecinal, sito en la calle Álava s/n de San Fernando de Henares, de lunes a viernes de 19:00 a 21:00.

Nueva ruta migratoria
Recordemos que la pasada primavera, después de llevar dos años atrapadas en Serbia, miles de personas refugiadas abrieron una nueva ruta que pasa por Bosnia, un recorrido que no se había usado hasta el momento por las dificultades del terreno y por la existencia de gran cantidad de zonas minadas. Pero la desesperación y la falta de ayudas institucionales en Belgrado y las ciudades fronterizas con Croacia y Hungría impulsó a estos migrantes a iniciar la nueva senda, y eso que es prácticamente imposible conseguir asilo y refugio en Bosnia.

La mayor parte de los refugiados se concentra hoy en lugares fronterizos del norte, como Bihac o Velika Kladusa, pero antes deben atravesar todo el país, lo que incluye Sarajevo. En la capital, después del desalojo de un parque en el que habían acampado cientos de refugiados y a la espera de que se construya en su periferia un campo de acogida, “se ven obligados a dormir a la intemperie en antiguas casas destruidas durante el conflicto armado o en portales y parques. Es el voluntariado independiente, principalmente españoles, junto con sarajevitas, el que se encarga de proporcionarles comida, ropa, atención médica y demás necesidades básicas”, asegura Silvia Fernández, la coordinadora de la campaña solidaria.

El invierno en Sarajevo es especialmente largo y frío y en los días pasados la temperatura ya ha rozado los cero grados. “Nina, voluntaria española, nos ha pedido ayuda. Los refugiados necesitan mantas y ropa térmica. Los jóvenes, la mayoría varones, que llegan a Sarajevo con el objetivo de llegar a la frontera croata caminan durante días para intentar cruzar. En estos días están llegando a Sarajevo más de cien personas diarias, suponemos que esto se debe a que las mafias quieren aprovechar el momento antes de que llegue la nieve”, sugiere Fernández. “¿Nos ayudas a ayudarles a ayudar?”, concluye.

Imagen: Pedro Pablo de Santiago Ortega (El Diario)