La petición que las asociaciones vecinales del distrito Centro presentaron en la mañana de ayer junto a otros colectivos sociales da muestra de un malestar que ha ido creciendo a medida que avanzaba el “proceso participativo” para la remodelación de la plaza de España impulsado por las áreas de Gobierno de Participación Ciudadana y Desarrollo Urbano Sostenible del Consistorio. Aunque no lo parezca, “aquí nos jugamos mucho, tanto como un nuevo modelo de participación ciudadana”, indicó Jordi Gordon, de la Asamblea Ciudadana del Barrio de Universidad (ACIBU) tras registrar la petición de reunión en el Palacio de Cibeles.

Los problemas afectan a la forma y al fondo de la propuesta. Según Gordon, “en su forma, este proceso no se está dando con las suficientes garantías, información y transparencia”, por no hablar de que “el Ayuntamiento no nos ha querido escuchar para realizar un diagnóstico previo”. Para los colectivos vecinales, antes de lanzar las 18 preguntas a la ciudadanía sobre la reforma de la plaza de España, se debería de haber realizado un diagnóstico de la zona a partir, entre otras, de las opiniones de las asociaciones vecinales de los barrios afectados y de los colectivos medioambientalistas y de defensa del patrimonio. “Da la sensación de que el Consistorio quiere que las asociaciones se disuelvan y demos paso a una democracia directa con los ciudadanos, como si nosotros no lo fuésemos”, indicó Enrique Villalobos, presidente de la FRAVM, ante la sede municipal. “La manera de dar la espalda al movimiento vecinal es increíble, es impropio de un Ayuntamiento que ha llegado hasta aquí precisamente por estos movimientos”, se quejó.

Respecto al fondo del proceso, Gordon criticó que antes de hacer públicas las preguntas no se haya aportado información sobre cuestiones tan importantes como la valoración del Área de Medio Ambiente, las peticiones los hoteleros de la zona, la concesión que afecta al parking público o sobre los “verdaderos problemas que afectan a la plaza, ni unos objetivos y estrategias para resolverlos”. Problemas como el excesivo tráfico rodado que rodea la plaza, “una premisa fundamental que debería resolverse en el marco de la anunciada reforma del tráfico en la almendra central”. El Consistorio tampoco ha explicado la protección de muchos de los elementos que configuran la plaza, considerándola como un “lienzo en blanco, de donde se pueden retirar desde los árboles centenarios hasta el monumento a Cervantes (en su cuarto centenario)”.

La petición de reunión con Manuela Carmena muestra el deseo e interés de los colectivos ciudadanos de participar en procesos de reflexión y debate como el planteado en torno a la reforma de plaza de España y, por ello, la mano de aquellos sigue tendida. Además, “reconocemos la voluntad del nuevo Ayuntamiento de establecer procesos participativos, aunque consideramos inadecuado el modelo elegido, y por eso nos hemos visto obligados a abandonarlo”, indican en una carta remitida a la alcaldesa.

“El Ayuntamiento no ha explicado de modo convincente el porqué de la reforma -continúa la misiva-, de su urgencia ni de su prioridad. No ha aclarado si la Modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana redactada al efecto y las propuestas heredadas de la anterior corporación municipal se van a retirar o se mantendrán en sus actuales términos, dado que establece la desprotección del Edificio España y define en gran manera la reforma de la plaza, concediendo un papel fundamental a los grupos hoteleros que rodean la plaza, cuya aportación económica podría ser decisiva para que se lleve a cabo”.

Además, insisten, “no ha justificado la premura y necesidad de una costosísima operación con un concurso internacional, cuando una puesta a punto de pavimentos, ajardinamiento y mobiliario de la plaza se resolvería con menos de 5.000.000 de euros según estimaciones del propio Ayuntamiento, habiendo otras muchas necesidades en Madrid. Es por todo esto por lo que pedimos al Ayuntamiento una reflexión sobre el modelo de ciudad, una reflexión colectiva que consideramos imprescindible para establecer el alcance de la reforma de la plaza”.

Por último, las organizaciones sociales que suscriben la carta (y que aparecen al final de la noticia) reclaman que “se restituya la protección del Edificio España y que se dé un destino adecuado a la plaza de España, considerando que no es una extensión de los edificios circundantes, sino un espacio público, fundamental por sus características funcionales y simbólicas, un lugar de descanso para los madrileños y sus visitantes, no una ocasión para hacer negocio a costa del espacio público”.

FRAVM, MADRID CIUDADANÍA Y PATRIMONIO, PLATAFORMA SALVEMOS EL EDIFICIO ESPAÑA, A PIE, VECINOS HACIENDO JARDINES, ACIBU, AV CAVAS- COSTANILLAS, AV AUSTRIAS, AV CHUECA, AVECLA, AV BARRIO LETRAS, AV LA CORRALA, CORAZÓN VERDE CHAMBERÍ, PARQUES SI, AV EL ORGANILLO, PLATAFORMA CUATRO CAMINOS, COORDINADORA DE ASOCIACIONES DE VECINOS MADRID CENTRO.