Hace varios meses, la A.V. Morata de Tajuña inició, con ayuda de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), una activa campaña contra la revisión del Plan General de Ordenación Urbana de Morata de Tajuña impulsada por el Ayuntamiento de la localidad. El equipo de Gobierno propone la ocupación territorial del 33% del municipio (de las 175,6 hectáreas actualmente ocupadas se pasaría a cerca de 1.500, esto es, ocho Moratas actuales y medio); la edificación de 28.000 nuevas viviendas, equivalentes a nueve Moratas, pasando así de los 6.000 habitantes actuales a 80.000 (trece Moratas de hoy).

El crecimiento, además, se haría a más de dos kilómetros del pueblo, en una zona incluida en el catálogo de Hábitat Naturales de la Unión Europea y calificada como desfavorable para la urbanización y la edificación. El proyecto plantea, asimismo, la construcción de circunvalaciones norte y sur al casco y bucle de conexión con el Balcón de Tajuña, lo que supone una gravísima y directa afección a la vega.

A las mencionadas actuaciones, hay que añadir el hecho de que la nueva ordenación y planeamiento territoriales de Morata se ha hecho a golpe de convenio urbanístico con los promotores inmobiliarios, privando de información veraz tanto en la fase de Documento de debate como en la de Avance (enero-febrero 2005).

La propuesta del Ayuntamiento ha desatado una activa oposición vecinal, que ha desembocado en la constitución de la Plataforma Morata Sostenible, de la que forma parte la A.V. Morata de Tajuña.