El pasado miércoles 24 de febrero, la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor y la consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid, Ana Isabel Mariño, alcanzaron un acuerdo en virtud del cual se declararon 12 áreas de rehabilitación. El 80% de las viviendas incluidas en éstas son operaciones de rehabilitación promovidas por el movimiento vecinal en los barrios de Manoteras, Urpisa y Meseta de Orcasitas. El acuerdo, no obstante, es insuficiente para la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), ya que quedan por declarar otras cinco áreas: cuatro del centro histórico madrileño (Plaza Santo Domingo, Calle de Toledo, Plaza Salesas y Calle Conde Duque) y la de San Nicolás-Arechavaleta .

Queda, asimismo, por resolver otro problema: el cobro pendiente de las ayudas a la rehabilitación que el Gobierno regioanl adeuda a decenas de familias de los barrios de Palomeras Sureste (Puente de Vallecas), San Ignacio de Loyola y Batán (Latina).

Representantes de las entidades vecinales de estos barrios y responsables de Vivienda de la FRAVM se concentrarán el próximo martes 2 de marzo a las 12h. ante la sede de la Consejería de Vivienda, en la calle Maudes, 17 para demostrar la determinación y el compromiso del movimiento vecinal con la rehabilitación y exigir el inmediato pago de las ayudas concedidas.