La FRAVM condena sin paliativos el brutal atentado de ETA, el pasado sábado en la T-4 de Barajas. Lo rechazamos, en primer lugar, porque se ha llevado por delante la vida de dos personas. No caben excusas, ni atenuantes. El uso de las armas tiene siempre víctimas; víctimas que un discurso político cínico y miserable ha venido a llamar víctimas colaterales. Lo rechazamos, en segundo lugar, porque rompe un proceso de paz en el que millones de ciudadanos y ciudadanas confiábamos y que seguíamos con esperanza. El atentado sólo favorece a quienes, desde su inicio, por unas u otras razones –todas inconfesables y cobardes- aborrecieron el proceso.

La FRAVM se solidariza con las familias y amistades de Carlos Alonso Palate y de Diego Armando Estacio. Repudiamos el empleo de la violencia como argumento político; repudiamos a quienes frente a la fuerza de la razón únicamente confían en la razón de la fuerza, a quienes se empecinan en vencer al adversario amedrentándolo y, finalmente, suprimiéndolo.

La FRAVM apuesta, junto a la mayoría de la población, por la paz, por la democracia y por el diálogo.

Por todo ello, la FRAVM se adhiere a la manifestación que convocan CCOO y UGT bajo el lema Por la paz, contra el terrorismo que tendrá lugar el próximo 13 de enero a las 18h.