El humedal de Las Islillas es un conjunto de lagunas que ocupa 6,9 hectáreas situado muy cerca de la desembocadura del río Jarama. Forma parte del Catálogo Regional de Humedales protegidos, del Parque Regional del Sureste y de la Red Natura 2000. El aspecto que presenta, desde hace unas semanas, sin embargo, no se corresponde con el alto grado de protección del que debería disfrutar: la desecación del entorno es tal que gran parte de la vegetación está arruinada, lo que ha forzado la huida de las garzas, avetorillos, anfibios o peces que vivían en este ecosistema.  Los colectivos ecologistas y vecinales que forman parte de la Plataforma Salvemos el Henares denuncian que ‘ni en los peores años de sequía este espacio protegido se había secado’, una situación que atribuyen al desinterés de la Consejería de Medio Ambiente por garantizar la humedad de la principal laguna y a la influencia de las obras de impermeabilización llevadas a cabo en el tramo de un canal de riego cercano que se utiliza para ‘inundar sin control numerosas parcelas agrícolas de Mejorada del Campo y Velilla de San Antonio’, que han cerrado la única fuente de agua que alimentaba artificialmente al humedal.  La plataforma recuerda que hace tan solo dos meses que el consejero de Medio Ambiente visitó la zona para anunciar los habituales esfuerzos de su administración para conservar este ecosistema. Poco después la laguna principal comenzó a desecarse.   A pesar de las reiteradas denuncias que han dirigido a la consejería pidiendo un aprovechamiento activo del recinto en actividades de educación ambiental y una presencia regular de la policía local y agentes forestales, ‘lo cierto es que el recinto ha sido motivo de constantes actos de vandalismo (destrucción del edificio de recepción, del observatorio de aves, paneles, etc.)’ sin que nadie haga nada para evitarlo.  El de Las Islillas no es un caso aislado y, de no tomarse medidas, su situación se convertirá en el destino de no pocos humedales del Parque del Sureste. Para evitarlo, la Plataforma, de la que forma parte la FRAVM, y las organizaciones ecologistas que trabajan en defensa del medio ambiente en este entorno (Ecologistas en Acción, Arba, Jarama Vivo…) reclaman al Gobierno regional que cree circuitos de renovación de las láminas de agua a partir de la cercanía del cauce del río Jarama para evitar problemas de desecación como la que afecta al humedal del Picón de los Conejos, una red de lagunas en Velilla de San Antonio en la que ya se han producido varios episodios de mortandades masivas de peces.