“Nos tememos que la Comunidad de Madrid quiera adoptar la política de hechos consumados y, después de cerrar, hace casi tres meses, el centro de salud de la calle Villaamil y obligar a sus pacientes y usuarios a trasladarse al Centro de Salud Doctor Castroviejo, que se encuentra en otro distrito, convertir este cambio en permanente. Pero no lo vamos a consentir, queremos que el barrio de Berruguete siga teniendo un centro de salud propio”. Estas palabras de Gonzalo López, portavoz de la Asociación Vecinal de Cuatro Caminos-Tetuán, resumen el sentir de buena parte de la vecindad de esta zona de Tetuán, que el próximo sábado volverá a movilizarse por su equipamiento de Atención Primaria tras el parón del mes de agosto.

Tras la multitudinaria manifestación que tuvo lugar el pasado 29 de junio en el barrio y la concentración del 14 de julio en la Plaza de Las Palomas, la citada entidad vecinal, junto a la Asociación Vecinal y Huerto Urbano La Ventilla convoca una nueva protesta que partirá a las 12:00 del Centro de Especialidades Periférico José Marvá, que se encuentra en la calle Bravo Murillo, 317. Desde allí, las y los manifestantes recorrerán esta avenida hasta el clausurado espacio sanitario, sito en el número 19 de la calle Villaamil.

Recordemos que la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, sin contar con su personal sanitario y mucho menos con sus pacientes, clausuró el 21 de junio este centro de salud debido a desperfectos en el local que lo alberga, derivando a sus 24.000 usuarios y usuarias al Centro de Salud Doctor Castroviejo, de Fuencarral-El Pardo, que se halla a más de media hora a pie. Actualmente nadie está acometiendo obras en el inmueble clausurado y la Consejería no parece tener ninguna prisa en abrir un centro de salud en el barrio de Berruguete que sirva para reemplazarlo. Hasta el momento, lo único que ha hecho ha sido habilitar un autobús que une Villaamil con Castroviejo.

Las asociaciones vecinales subrayan que hay alternativas en el propio Berruguete. De hecho, sugieren el uso de una parcela que, calificada de dotacional y perteneciente a la Comunidad de Madrid, se encuentra entre las calles Nuestra Señora del Carmen y María Zayas, frente al Centro Deportivo Municipal Playa Victoria. “Solo hace falta voluntad, algo que no hemos visto aún en la Consejería de Sanidad. Pero los vecinos lo tenemos claro, queremos un centro de salud en el barrio, y no pararemos hasta conseguirlo”, advierte Gonzalo López.