Los madrileños entramos en el nuevo año con algunas sorpresas, algunas de ellas no demasiado agradables. Como ya informamos hace algunos días, el Consorcio de Transportes de la Comunidad de Madrid aprobó el pasado 17 de diciembre los precios de las tarifas del transporte público correspondientes al nuevo año, que sufrirán un incremento medio del 6% con respecto al 2004. Así, los madrileños tendremos que pagar un 13% más por el billete sencillo de Metro y autobús, un 8,4% más por los billetes de 10 viajes, un 7,4% de media entre las nueve zonas tarifarias del abono mensual y un 3,2% más para los usuarios mayores de 65 años. La subida, aprobada con el único apoyo de los representantes del PP y la oposición de los representantes del Ministerio de Fomento, la Delegación del Gobierno, los sindicatos UGT y CC.OO., los usuarios y un representante de la Federación Madrileña de Municipios responde, según los portavoces del Consorcio, al precio de los combustibles, las inversiones en infraestructuras y el endeudamiento de Mintra, empresa creada por el PP hace unos años para llevar a cabo la ampliación de Metro.

Las respuestas no han tardado en producirse. Y es que la subida acumulada durante los últimos años alcanza ya el 26%, una cifra muy superior a la que representa el IPC en el mismo período y que castiga particularmente a las familias más desfavorecidas de la región. Todo ello ha empujado a la FRAVM, a CC.OO., UGT, CECU, UCE, el PSOE y Los Verdes a constituir la Plataforma Cívica contra la Subida del Transporte. Sus objetivos son claros: exigir “que el Gobierno de la Comunidad y su presidenta retiren la subida, que mantengan un incremento igual al IPC y que aumenten la edad del abono joven hasta los 26 años”, una reivindicación que hacen extensiva al Ministerio de Fomento, “que va a aumentar las tarifas de Cercanías de Renfe conforme a lo aprobado por el Consorcio Regional de Transportes”. Piden, asimismo, que “de forma urgente se presente en el Consejo de Administración del Consorcio Regional de Transportes y en el Pleno de la Asamblea un plan de infraestructuras para el transporte público que satisfaga las necesidades de movilidad sostenible de los ciudadanos y que tenga viabilidad desde el punto de vista económico”.

Llamamiento a los vecinos

Sin embargo, la nueva consejera de Transportes, Maria Dolores de Cospedal, ya ha anunciado que la subida de tarifas es una decisión del Consorcio “totalmente cerrada”, cortocircuitando de esta manera cualquier vía de diálogo. Así las cosas, la Plataforma hace un llamamiento “a la conciencia ciudadana para mantener una firme oposición contra estas medidas, socialmente injustas y a luchar por un sistema de transporte público que cubra todas las necesidades de los distintos sectores de usuarios y que resuelva los graves problemas de movilidad en la Comunidad y en su capital.

Y es que estas medidas, consideran, desincentivan el uso del transporte público, incrementando así la contaminación acústica y atmosférica –no olvidemos que la emisión de gases tóxicos proviene en un 50% de los coches- en una región, como la nuestra, que alcanza alarmantes cotas de polución. Recuerdan asimismo que las administraciones local y regional dedican ingentes partidas presupuestarias a la construcción de infraestructuras pero carecen de un plan de movilidad que elimine la congestión y que las razones esgrimidas por el Gobierno de Esperanza Aguirre para justificar el incremento de las tarifas –la subida del precio del petróleo, las inversiones en infraestructuras y el endeudamiento de Mintra- son “insuficientes, falsas y absurdas” ya que los ingresos procedentes de la adquisición de billetes y abonos no se usan para financiar las infraestructuras ya que eso se hace a través de los presupuestos y, aunque así fuera, la recaudación no alcanza para equilibrar las cuentas de explotación de Metro.Amén de varias acciones dirigidas a denunciar el “tarifazo”, los miembros de la Plataforma han anunciado que remitirán un recurso de amparo al Defensor del Pueblo, de lo que informaremos puntualmente.