Poco más de 94.000 personas practican el golf en la Comunidad de Madrid, que cuenta en la actualidad con 30 campos de golf. Cinco de estos son “rústicos”: el Club de Golf de Pozuelo; el Quijorna Golf; El Taberal, en Collado Villalba; el Club Deportivo de Golf de Pedrezuela y la Asociación de Golf Villa del Escorial.

En el año 2011 el Ayuntamiento de Moralzarzal presentó a la Comunidad de Madrid un proyecto para construir el sexto campo rústico, un campo de 45 hectáreas con nueve hoyos que ubicaría en el Monte de Utilidad Pública “Dehesa Vieja y Robledillo”. Hace unos días el Gobierno regional sometía a información pública el estudio de impacto ambiental de un proyecto que, en palabras del equipo de Gobierno de Moralzarzal, pretende conseguir “la máxima adaptación del campo al ambiente en el que se sitúa”, “apostando por la conservación del hábitat autóctono preservando la vegetación, la fauna existente y la potenciación de la ganadería hoy abandonada en el monte”.

La Plataforma Ciudadana Salvemos La Dehesa, formada por asociaciones vecinales y colectivos sociales de la localidad, ha plasmado sus objeciones en unas alegaciones que ha puesto a disposición de los vecinos y vecinas. Advierte que la conservación y mejora de la vegetación forma parte de los objetivos de calidad ambiental de todos los montes de utilidad pública de la Comunidad de Madrid. Es más, el propio estudio de impacto ambiental subraya que “el paisaje típico de la dehesa de fresnos se verá potencialmente alterado por la presencia del campo de golf”, en especial por los “elementos de carácter permanente y que son más visibles, como el campo de prácticas, su red perimetral o las señalizaciones, así como el vallado”.

Tampoco los argumentos económicos, que alegan que la puesta en marcha del campo de golf puede potenciar los comercios y servicios del municipio, convencen a los miembros de la plataforma, toda vez que estos están situados a 700 metros de la dehesa. Ni siquiera, apuntan, “se hace un balance económico de laactuación, ni de la previsión de ingresos y posibles inversiones de mejora del municipio” ni “se indica el empleo que generará el proyecto ni el coste de mantenimiento anual”.

Los miembros de la Plataforma critican que el Ayuntamiento haya suprimido de la web municipal todos los enlaces sobre el futuro campo de golf justo en periodo de alegaciones incumpliendo así su obligación de informar a la ciudadanía sobre los asuntos de interés general y, ni cortos ni perezosos, instalaronmesas informativas durante seis días para informar a la ciudadanía de “los perjuicios ambientales y económicos que trae el proyecto del golf” y poner a su disposición las alegaciones que han elaborado y que ya apoyan más de 400 personas.

Finalizado el periodo de alegaciones, la plataforma saldrá a la calle en una manifestación programada para el próximo sábado 4 de octubre (ver cartel en el fichero relacionado).