A principios del pasado mes de octubre, la AV Majadahonda presentó sus alegaciones al proyecto de Ordenanza Municipal de Movilidad y Estacionamiento del Ayuntamiento de Majadahonda con el objetivo de aportar soluciones a los que consideran el principal problema de movilidad del municipio: un planeamiento urbano que dispersa la población y la actividad y, por tanto, multiplica los desplazamientos hasta el punto de que el 70% de los viajes de los residentes y no residentes se realiza en vehículo privado.

A juicio de la asociación vecinal, no se trata, como recoge el proyecto de ordenanza, de hacer una apuesta decidida por un modelo de ciudad amable” sino un modelo de ciudad accesible y, por tanto, sostenible y segura.

Una de las primeras medidas anunciadas por el consistorio, la de convertir prácticamente todo el municipio en zona azul no camina en esa dirección y a su juicio responde, más bien, a “gravar a los ciudadanos con un nuevo impuesto en un municipio donde el IBI ha aumentado en los últimos 3 años más del 100%”.

La entidad ha recogido 1.000 firmas contra la medida en apenas tres días, un resultado que da cuenta del rechazo de la ciudadanía a un proyecto que la asociación vecinal pide que retire de inmediato.