El pasado 2 de diciembre, por primera vez en los 15 años de vida de la línea 7B de Metro una alta responsable de la Comunidad de Madrid reconocía públicamente que el origen de los derrumbes, grietas y otros daños en viviendas y edificios públicos de San Fernando de Henares se encuentra en las obras del suburbano, y por tanto que la responsabilidad de este grave problema es del Gobierno regional. Ese día, Isabel Díaz Ayuso aseguró en el pleno de la Asamblea de Madrid que su Ejecutivo va a “asumir el coste de rehabilitación de todas las viviendas afectadas” y a “indemnizar a las familias cuyas viviendas no podamos arreglar”. Todo un giro de guión que ha sido recibido con mucha esperanza por las centenares de familias afectadas.

Pero como a menudo este tipo de promesas políticas se las lleva el viento, la plataforma vecinal que las representa demanda un plan con actuaciones concretas y el dinero suficiente para ejecutarlas. Por ahora, el Gobierno autonómico ha presupuestado únicamente 7 millones para el mantenimiento de la línea 7B, que además deberá compartir con otro saco roto del transporte público madrileño, el abandonado Metro Ligero Móstoles-Navalcarnero. Una cuantía ridícula para la magnitud de los daños causados en San Fernando de Henares. Recordemos que al menos 28 viviendas deberán ser derruidas próximamente (una ya ha sucumbido a la piqueta) y que es muy probable que el complejo educativo y cultural El Pilar siga el mismo fin. Desde que se inauguró la 7B, más de 350 casas de esa localidad han sufrido grietas. De ellas, más de un centenar continúan aún sin ser reparadas.

Por ello, la Plataforma de Afectados por la Línea 7B de Metro, que siempre ha contado con el apoyo de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), ha convocado una nueva concentración ante la Asamblea de Madrid para mañana jueves, 16 de diciembre, con el fin de exigir recursos suficientes y un plan integral que solucione de manera definitiva su grave problema. El acto comenzará a las 17:00. Media hora antes, la plataforma se ha citado con las familias damnificadas en el Centro Marcelino Camacho de San Fernando de Henares (plaza de Fernando VI, 11) con el fin de trasladarse hasta Entrevías en autobuses.

Debate de Proposición No de Ley

En su lucha por la reparación de sus viviendas, los y las afectadas cuentan hoy con el sostén del Ayuntamiento de San Fernando de Henares y el apoyo de los grupos políticos en la cámara regional de Más Madrid, PSOE y Unidas Podemos. Precisamente estos tres grupos presentarán mañana para su debate en la Asamblea una Proposición No de Ley (PNL) en la que instan al Gobierno autonómico a “poner en marcha un Plan Integral en torno a dos ejes: tanto el análisis de las causas exactas que originaron los daños en las construcciones e infraestructuras vinculadas a la ampliación de la Línea 7B de Metro de Madrid, como la reparación de todos los daños causados”. Este plan debería constar de intervenciones sobre los edificios residenciales, inversiones en infraestructuras (red de saneamiento, recogida de residuos y reparación del viario afectado), la recuperación de las dotaciones y equipamientos del complejo El Pilar, nuevos estudios técnicos del terreno y de las edificaciones afectadas, una auditoría de la construcción de la línea de Metro y, por supuesto, “compensaciones a las familias y administraciones afectadas por los gastos producidos a lo largo del tiempo para adecuar infraestructuras y construcciones a las condiciones de habitabilidad necesarias”.

La Plataforma de Afectados por la Línea 7B de Metro valora de manera muy positiva esta PNL y espera que sea aprobada con el consenso de todos los grupos políticos, pues una catástrofe como la que viven los vecinos y vecinas de San Fernando exige dejar de lado las diferencias partidistas y actuar con unidad con el fin de que puedan vivir en paz y tranquilidad.