En el mes de noviembre de 2015 la Comunidad de Madrid cerró varias estaciones de Metro a su paso por San Fernando de Henares como consecuencia de la aparición de peligrosas grietas en diversos edificios de la localidad. Para cubrir su clausura, puso en funcionamiento un servicio especial de autobuses que recorren las zonas del municipio afectadas y las unen con el resto de estaciones de la línea.

Desde entonces, las asociaciones vecinales han denunciado varios problemas relacionados con este transporte extraordinario. El primero fue su frecuencia insuficiente para atender toda la demanda existente, sobre todo en horas punta. Pero lo que más preocupa a estas entidades es la seguridad. En este marco, denuncian que “las condiciones de los vehículos dejan mucho que desear en aspectos como el estado de los neumáticos”. Como se puede apreciar en las imágenes que se adjuntan, tomadas la semana pasada, el grado de desgaste de los neumáticos “es sumamente peligroso y pone en riesgo la seguridad de los usuarios”. Además, la empresa que gestiona el servicio, filial de ALSA, “aplica a sus trabajadores unas condiciones económicas bajísimas, amparándose en un convenio que es un claro ejemplo de explotación”, destacan los colectivos vecinales.

Por todo lo anterior, la asociaciones Parque Henares y Jarama piden que se que tomen medidas urgentes para mejorar el servicio, algo que junto a las fotografías citadas, han puesto en conocimiento del consejero de Transportes, Vivienda e Infraestructuras de la Comunidad Autónoma y del gerente del Consorcio de Transportes de la Comunidad de Madrid.