A primeros de julio, la Consejería de Sanidad anunció el contrato de tres empresas no relacionadas con la sanidad para la vacunación: El Corte Inglés para Madrid capital, Acciona en el Parque Empresarial de la Moraleja de Alcobendas y el Banco Santander en la Ciudad Financiera de Boadilla del Monte.

“Hay evidencias palpables de cuál es el objetivo que se pretende con esta gestión de la vacunación: la implantación del modelo neoliberal público – privado en la Sanidad Pública”, asegura la MEDSAP. El pasado 13 de mayo la Consejería de Sanidad publicó la Orden 596/2021, por la que se ponen a disposición determinados centros privados para la vacunación frente al CoVID-19 en la Comunidad de Madrid. “Todavía no sabemos lo que nos va a costar este modelo de colaboración público-privada. Estas empresas están contratando profesionales de enfermería para hacer la vacunación, viéndose obligados a ofertar salarios que triplican el valor de los salarios en la sanidad pública por hacer el mismo trabajo”, asegura la mesa.

“Ante la campaña de vacunación que se está llevando a cabo en la Comunidad de Madrid, aprovechamos para volver a decir que no es una cuestión de espacio físico, porque existen espacios públicos, ni de escasez de profesionales para poderla realizar, basta con que los contraten en condiciones dignas; se trata de la existencia de un trasfondo ideológico mercantilista ajeno a la función pública que llevamos arrastrando desde hace años”, denuncia en su comunicado.

“La opacidad de la gestión y el capricho personal -continúa- han precarizado sin límites los recursos y el dinero públicos que deben atender sin ningún condicionante la salud comunitaria de 7 millones de madrileñas y madrileños”. Ante ello, la MESDAP-Marea Blanca realiza las siguientes observaciones:

– La de Madrid es una de las Comunidades Autónomas que menos ha vacunado.

– Como en el resto de las decisiones, el desorden, el caos provocado y la arbitrariedad han sido los extraños protocolos elegidos.

– Tiene más de 800.000 vacunas siniestramente almacenadas.

– La Atención Primaria y la Atención Hospitalaria (incluido el hospital Isabel Zendal), tienen personal cualificado para la vacunación.

– Es necesario el aumento de personal sanitario y administrativo para la vacunación. Elementos para los que deben destinar los millones recibidos y que por el contrario se han dedicado a engordar la especulación y los beneficios privados y personales.

En esta línea, la mesa apoya “todas las iniciativas que van en la dirección de denunciar la privatización de la vacunación de la población madrileña”.

“Denunciamos públicamente la malversación de fondos públicos que lleva a cabo la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid favoreciendo el negocio de empresas privadas, en tanto que empobrecen fehacientemente la Sanidad Pública, patrimonio exclusivo de la ciudadanía”, concluye el espacio unitario en su comunicado.