El pasado 27 de junio, un incendio prendió entre los restos acumulados en un vertedero ilegal situado en el vertedero de Valdemingómez, en el límite entre Madrid y Rivas Vaciamadrid. Desde entonces, los bomberos de Madrid han actuado ya más de 15 veces, sin llegar a extinguir el fuego, que permanece activo en la base de la montaña de desechos.

‘A los malos olores que provoca la incineradora de Valdemingómez se suma el olor a plástico, neumático y otra basura quemada. Es insoportable’, lamenta Enrique Villalobos, presidente de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) y vecino del Ensanche de Vallecas donde, al igual que en Rivas, ya se han dado algunos casos leves de problemas respiratorios a causa del humo provocado por el incendio.

A juicio de la FRAVM, el Ayuntamiento ha actuado con lentitud ya que no meterá maquinaria pesada para extinguir definitivamente el incendio hasta esta tarde, diez días después de su activación. Urge por tanto a las administraciones a materializar una coordinación efectiva que logre, no solo sofocar definitivamente el incendio, sino clausurar todos los accesos hasta el total desmantelamiento del vertedero ilegal.

La FRAVM reclama, asimismo, un protocolo de actuación de obligado cumplimiento para los ayuntamientos que alerte a la población en casos de episodios que comporten riesgo para la salud y para la seguridad de la ciudadanía y su eventual evacuación, en especial en los entornos de instalaciones contaminantes, como la incineradora de Valdemingómez, el Centro de Investigaciones Energéticas Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT) en el distrito de Moncloa o el depósito de queroseno instalado en el aeropuerto de Barajas, entre otros.

Foto: Madridiario.