El pasado año se conmemoraba el 40 aniversario del nacimiento del movimiento vecinal, uno de los actores que conquistaron, primero, y consolidaron después la democracia en España y, con ella, un corpus de derechos de ciudadanía que, durante cuatro décadas se ha afanado en ejercer y defender. En la actualidad, late en el movimiento vecinal la idea de que nos hallamos en una nueva encrucijada: la de la revitalización de las asociaciones vecinales, por un lado, y la necesidad de reconquistar unos derechos nuevamente amenazados.

Ese fue el objetivo del Plan Estratégico, un cuaderno de ruta definido de forma asamblearia por las asociaciones federadas y que ha servido de referente de actuación del equipo directivo de la Federación durante estos tres últimos años.

Queda, sin embargo, mucho que hacer para acercar el movimiento vecinal a las metas “volantes” establecidas en el plan estratégico. Ese será parte del quehacer del nuevo equipo directivo que elijan las asociaciones en la asamblea extraordinaria que se celebrará el próximo jueves y a la que han presentado su candidatura veintisiete asociaciones federadas. Cinco de ellas -tres más que en las elecciones anteriores- llegan de los municipios de Coslada, Móstoles, Morata de Tajuña y San Fernando de Henares, un dato que da cuenta de la apuesta por consolidar la dimensión regional de la Federación, integrándose más y mejor las asociaciones vecinales de los pueblos en sus órganos de dirección.

El martes por la mañana, la Federación vecinal remitirá por correo electrónico a todas sus asociaciones la memoria de actividad que la dirección de la organización presentará en la asamblea general.