Cuando un grupo de vecinos y vecinas del distrito de Usera entró al edificio que esta mañana ha sido desalojado para desarrollar en él una serie de actividades sociales, las autoridades de la Comunidad de Madrid reaccionaron raudas para advertir que pondrían fin a esa experiencia en cuanto les fuera posible. Esta mañana la amenaza se ha materializado y La Osera ha sido desalojada.

Entonces, las asociaciones vecinales mostramos nuestro rechazo a la reacción del Gobierno autonómico y del Instituto de la Vivienda de Madrid resaltando que ese edificio estaba, desde hacía más de diez años, destinado a acoger un teatro, una escuela de artes escénicas y un espacio para el movimiento ciudadano de la zona. Durante toda esa década, nada se había hecho en el edificio y prácticamente solo dijeron ‘esta boca es mía’ como reacción ante la iniciativa ciudadana de ocupar el edificio.Hoy se ha producido el desalojo y parece que es ese el diálogo que se ofrece por parte de la Administración a la hora de decidir el destino de este edificio del distrito de Usera.

Mucho nos tememos que, lejos de acercarnos a la solución de esta cuestión, largamente esperada por el barrio, al desalojo del  centro social no le seguirá  la puesta en marcha de la acordada y  esperada escuela de artes escénicas, sino el tapiado de puertas y ventanas y otro largo periodo de abandono.

Rechazamos por tanto el desalojo y exigimos a la Administración competente que se ponga a trabajar de inmediato desde el diálogo con los vecinos y vecinas para dar una rápida y satisfactoria respuesta a las necesidades del barrio en materia de equipamientos sociales y culturales.

Fotografía: Fotogracción.

Vídeo: La historia de La Osera de Usera