La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) pide a la Delegación de Gobierno en Madrid que prohíba la manifestación convocada por Democracia Nacional (DN) para el próximo domingo 20 de enero bajo el lema Por la seguridad ciudadana. Recuperemos Madrid. Así no se puede vivir.

La Federación exige tolerancia cero con organizaciones que, como DN, alientan el odio racial y la xenofobia con llamamientos como los que invitan a hacer frente “a toda esa escoria venida de tierras lejanas” y recuerda que son precisamente este tipo de organizaciones las que están alimentando la inseguridad ciudadana contra la que dicen actuar.

La FRAVM recuerda que el pasado 11 de noviembre Carlos Palomino murió asesinado en la estación de metro de Legazpi presuntamente por un joven que acudía a una manifestación convocada por DN y que en el mismo enfrentamiento hirió de gravedad a un joven de Carabanchel. Esta agresión se suma a otras de inspiración racista, como la que en febrero de 2007 dejó tetrapléjico a Miwa Buene Monake.

La Federación señala que las asociaciones vecinales llevan meses poniendo de manifiesto su profundo desasosiego y malestar por la escalada de violencia física y verbal que están promoviendo en Madrid grupos de ideología nazi y fascista que generan inseguridad y causan miedo y confrontación entre los vecinos.

De hecho, algunas asociaciones se han convertido en objetivo de las agresiones de estos grupos, como la A.V. La Flor (Fuencarral), cuya sede fue atacada el pasado 21 de diciembre por un grupo de unos diez individuos que irrumpieron en el citado local con palos de madera y varias bengalas encendidas, provocando tres heridos y daños materiales. El incidente se producía un año y medio después de otro de similares características que dejó varios heridos, entre ellos un menor de 15 años con una severa lesión de cráneo.

La Federación vecinal entiende que la actividad de las organizaciones que, como DN alientan la xenofobia y el racismo alteran la convivencia pacífica entre las vecinas y vecinos de Madrid, muchos de los cuales proceden de la inmigración que se instaló en la región en los años 60 o emigraron a otros países en busca de una vida mejor. Pide por tanto a Soledad Mestre que prohíba la manifestación convocada para el próximo 20 de enero para garantizar la seguridad ciudadana.