La Federación Local de Asociaciones Vecinales de Leganés no entiende cómo, encontrándose “en una fase avanzada de elaboración y aprobación de una ordenanza municipal en la que se pretende hacer compatible la salud de la población con el servicio de la telefonía móvil” mediante la aprobación de una ordenanza estricta que regule la instalación de antenas de telefonía móvil en el municipio, el Ayuntamiento de la localidad haga alarde de dar cobertura wi-fi a una zona de 82.000 metros cuadrados desde instalaciones municipales.

Ángel Sánchez, portavoz de la Federación vecinal local, ha puesto de manifiesto su “más absoluto rechazo a la ampliación de la zona wi-fi en nuestro pueblo”, toda vez que “vulnera cuantas resoluciones han dictado las instituciones públicas de la Unión Europea instando a los gobiernos a retirar el sistema wi-fi de los colegios y lugares públicos por considerarlos perjudiciales para la salud”.

Sánchez hace referencia a las resoluciones del Parlamento Europeo de fecha 4 de septiembre de 2008 y de 2 de abril de 2009, así como a la declaración escrita, de fecha 21 de abril de 2009. Todas ellas reconocen la cada vez mayor preocupación pública y científica sobre los riesgos para la salud de los campos electromagnéticos, señalando “que la tecnología de los dispositivos inalámbricos (teléfono móvil, Wifi-Wimax-Bluetooth, teléfono de base fija «DECT») emiten contaminación electromagnética, que puede producir efectos perversos para la salud humana”.

“Consideramos -añade- que las instituciones públicas han de actuar con responsabilidad en su gestión velando en todo momento por la salud de la población y manteniendo el principio de precaución”. “La ignorancia, el desconocimiento y la falta de rigor a la hora de aplicar las resoluciones de las instituciones europeas resultan de una gran irresponsabilidad política”, por lo que piden al Ayuntamiento leganense la retirada de las instalaciones wi-fi y su sustitución por otras tecnologías no dañinas para la salud, como la fibra óptica.