La reunión buscaba, en primer lugar, presentar a la alcaldesa el equipo directivo de la FRAVM, que estuvo representado por su presidente, Enrique Villalobos, su vicepresidenta, Mª Carmen Lostal y su responsable de Urbanismo y Vivienda, Vicente Pérez Quintana. Y, en segundo, compartir diagnósticos sobre la ciudad con objeto de avanzar, de manera coordinada, en la solución de algunos problemas. En este marco, los portavoces ciudadanos mostraron a Carmena su satisfacción con el nuevo protocolo sobre alertas de contaminación atmosférica, ya que, como defendía la FRAVM, recoge medidas más restrictivas con el tráfico privado a motor que el anterior y se ha elaborado recogiendo el parecer de colectivos vecinales y ecologistas.

Por otro lado, trasladaron la preocupación que viven numerosos barrios por carencias notables en materia de limpieza viaria y recogida de basura, algo de lo que es muy consciente el Consistorio. Carmena, por su parte, animó a la Federación a colaborar con la campaña de concienciación sobre limpieza puesta en marcha por el Ayuntamiento y propuso habilitar un teléfono para recoger quejas de las asociaciones relativas a actos contra el medio ambiente como vertidos incontrolados o escombreras ilegales.

Respecto a otra de las prioridades de las asociaciones vecinales, la participación ciudadana, los responsables de la FRAVM saludaron el empeño del nuevo ayuntamiento de fomentar la participación individual de los habitantes de la capital en los asuntos públicos, al mismo tiempo que subrayaron la importancia de seguir impulsando la implicación de las organizaciones sociales en las políticas municipales.

Y sobre el problema de las ocupaciones mafiosas de vivienda, que está generando situaciones de convivencia insoportables en algunas zonas de la ciudad, los delegados vecinales constataron que el Ayuntamiento, que comparte el mismo diagnóstico que la Federación, se está tomando muy en serio el problema. Ahora esperan que esto cristalice en soluciones reales, que sean capaces de perdurar en el tiempo y no trasladen la problemática a barrios que no la tienen.

Por último, las dos partes compartieron la necesidad de seguir trabajando de manera coordinada y descentralizada a través de las diferentes áreas de gobierno y concejalías de distrito del Consistorio, con las que, en líneas generales, la FRAVM mantiene una fluida interlocución.