Juan Manuel Román, presidente de la Federación Comarcal de Asociaciones de Vecinos de Alcalá de Henares (FCAVAH) dió la bienvenida a los representantes de las organizaciones, vecinales, sociales y ecologistas a la segunda asamblea estatal de la Coordinadora Ciudadana en Defensa del Territorio (CCDT), que ha elegido la localidad madrileña como escenario para su segundo encuentro para denunciar el modelo de urbanismo desaforado que se está desarrollando en Alcalá de Henares. Román explicó que la revisión del Plan General del municipio “aprobado por el actual equipo de Gobierno municipal agota la práctica totalidad del suelo de la ciudad con la construcción de más de 30.000 viviendas, deslocaliza el sector industrial, y sin ningún tipo de pudor social y ambiental, plantea la destrucción de los únicos espacios naturales protegidos de primer orden mundial existentes en el municipio, contraviniendo las directivas europeas en materia de conservación de espacios naturales, hábitat, especies, ruido, emisiones, agua…”.

En su segundo encuentro, la CCDT, constituida en Murcia el pasado 1 de abril e integrada por más de 600 asociaciones del Estado español denunció que “nunca en la historia europea había tenido lugar una ocupación del suelo tan extrema por sus dimensiones y su impacto destructivo como la que tiene lugar hoy en todo el territorio Español, tal como ha puesto de manifiesto en el Observatorio de la Sostenibilidad de España. La especulación urbanística y del territorio es el más grave problema social, cultural, político, económico y medioambiental porque está generando una situación sin precedentes de segregación y destrucción territorial y nuevas formas de desigualdad entre inversores e hipotecados. Una situación, en definitiva, alarmante frente al estallido de la burbuja inmobiliaria que dejará millones de afectados por la estafa del ladrillo y el engaño de una falsa retórica desarrollista al servicio de la especulación. En un país con millones de viviendas vacías, donde se construye más que en el resto de UE, la vivienda es inaccesible para los ciudadanos”.

Frente a esta situación la Coordinadora exigió “una política de ordenación del territorio y una ley básica de coordinación de las comunidades autónomas en política territorial y la derogación de la Ley de Suelo Estatal, una normativa ultraliberal que convierte todo el suelo no especialmente protegido en urbanizable”. Los portavoces de la coordinadora hicieron especial hincapié en reclamar “la puesta en práctica inmediata de mecanismos legales efectivos de participación ciudadana en la planificación urbanística y territorial”. A medio día los participantes, que anunciaron movilizaciones después del verano, llevaron a cabo un acto simbólico de protesta desplegando una pancarta gigante de 25 metros con el lema NO A LA LEY DE SUELO, en la plaza del Ayuntamiento de Alcalá. Los portavoces hacen un llamamiento a asociaciones y plataformas del Estado para que se unan a la Coordinadora, en la que no tienen cabida los partidos políticos, con el fin de crear una red estatal que pueda hacer frente con eficacia al modelo de urbanismo depredador desarrollado en España. La web de la Coordinadora es www.nosevende.org