Tal y como recuerdan las asociaciones vecinales, de madres y padres de alumnos, de mujeres, deportivas, sociales y culturales de la comisión, el pasado 2 de noviembre la Junta Municipal de Carabanchel envió un correo a las diferentes entidades y organizaciones civiles del distrito para invitarlas a formar parte de las reuniones para definir la forma de organizar la Cabalgata de Reyes que se celebrará hoy, 5 de enero. “Acudimos ilusionadas a la convocatoria municipal, al tratarse de la primera vez en que la Junta de distrito convocaba al tejido social de nuestros barrios a decidir de forma conjunta la celebración de un evento de este tipo, y se recuperaba la participación y el impulso municipal en una tradición histórica de Carabanchel, que en los últimos años se tuvo que sacar adelante con el trabajo exclusivo de las asociaciones del distrito y sin apoyo municipal o institucional de ningún tipo”, sostiene la comisión ciudadana, en la que participa la asociación vecinal de Carabanchel Alto, muy activa desde sus orígenes en el impulso de la cabalgata barrial.

En la primera reunión se constituyó la comisión participativa y se aprobaron de común acuerdo “y sin que ninguno de los grupos presentes, incluidos todos los partidos políticos con representación en el Ayuntamiento, pusiera inconveniente o reparo alguno”, los criterios que limitaban las entidades que podían participar en la Cabalgata. Dentro de estos, las organizaciones sociales, entre las que se encuentran cinco asociaciones de madres y padres de alumnos de otros tantos colegios, acordaron junto a los partidos “no permitir la participación de ninguna entidad que ejerciera cualquier tipo de discriminación, ya fuera por razones raciales, de género, ideológicas, religiosas, o cualesquiera otras”.

Por ello, la comisión vecinal considera ahora “plenamente coherente” la decisión de impedir desfilar al colegio Arenales, “al tratarse de un centro que segrega a sus alumnas y alumnos en aulas distintas por el mero hecho de su género”.

“Entendemos y valoramos de forma positiva, que esta sea la única razón que motiva la decisión de nuestra concejala para no permitir la participación del colegio Arenales, así como entendemos que queda acreditado que la religiosidad del centro no guarda relación con la decisión, dado que otros colectivos, como el AMPA del colegio Luz Casanova, que es un centro concertado y religioso, están participando en la organización y celebración de la Cabalgata desde el primer momento”, puede leerse en el comunicado ciudadano.

Por último, “aunque el centro Arenales segregue a sus alumnos y eso impida la participación del centro”, la comisión vecinal ofrece a sus alumnos, así como a sus padres, “la posibilidad de participar en la Cabalgata por medio de nuestras organizaciones, pese a la premura con la que se ha planteado la demanda y las dificultades que ello implica”.