Poco a poco, el Ayuntamiento de Madrid ha ido asumiendo una de las históricas reivindicaciones del movimiento vecinal: convertir los barrios castigados por una alta densidad de tráfico rodado y de contaminación acústica y atmosférica en Áreas de Prioridad Residencial en las que el acceso a los vehículos queda restringido a los residentes, los transportes públicos, y los de servicios y emergencias y las motocicletas y vehículos que realicen carga y descarga en horarios determinados.

En la actualidad lo han conseguido los barrios de las Cortes, Embajadores y Las Letras. En diciembre de 2014 el Ayuntamiento de Madrid restringirá el tráfico en Ópera y, a partir de 2015, Justicia y Universidad, todos ellos en el distrito Centro de la capital.

La AV Las Cavas y Costanillas recuerda que la entidad lleva cinco años solicitando al Ayuntamiento de Madrid la declaración de La Latina como APR “al igual que Las Letras y Embajadores”. “Ambas APR lindan con la zona 11 del SER, que es la nuestra”, apunta.

La asociación no entiende por qué el consistorio ha excluido a La Latina de la declaración de APR de Ópera por “contaminación ambiental” dejando su barrio “aislado” y “rodeado” por el resto de APR del distrito, lo que le convierte en el “único lugar de paso de vehículos, tanto para tránsito como para aparcamiento de todo el que necesita venir al centro histórico en coche”. La asociación advierte que es “inviable” asumir un incremento de tráfico rodado “con nuestras calles estrechas y sin aparcamientos” lo que, sumado a la “altísima concentración de locales de ocio nocturno” deja a la zona en situación de “absoluto abandono y desprotección” con las mayores cotas de contaminación ambiental y acústica de todo Madrid cuando “debería ser, por derecho histórico, uno los más protegidos”.

La asociación ha iniciado una recogida de firmas para exigir al Consitorio el mismo trato para La Latina que el resto de barrios que lo rodean.