Hace veinte años, la AV AFAO redactó un proyecto para convertir en un paseo verde la antigua vía de la gasolina, el antiguo trazado ferroviario por el que RENFE suministraba carburante al aeropuerto de Barajas que dejó de utilizarse en los años 70, dando lugar a una franja longitudinal de más de tres kilómetros que partía en dos los barrios de Ciudad Pegaso y Colonia Fin de Semana, en San Blas, y Alameda de Osuna, en Barajas.

Tras muchos años de reivindicaciones, la asociación consiguió la aprobación del proyecto de la denominada Vía Verde de la Gasolina, una gran zona verde con zonas estanciales (plazas, juegos para niños y mayores, zonas de paseo,…), numerosos espacios ajardinados, arbolados y 630 plazas de aparcamiento en superficie.

El proyecto contempla, asimismo, la construcción de una vía ciclista que recorre de principio a fin los 3.200 metros de longitud del antiguo trazado ferroviario.

“Desde hace casi tres años -subraya Julián Moreno, portavoz de la AV AFAO- el Ayuntamiento insiste en que el proyecto está acabado pero, ¿dónde están los aparcamientos?¿Dónde están los 2.415 árboles del proyecto? ¿Por qué no hay ni siquiera una acera a la altura de la calle Joaquín Ibarra?”, se pregunta. Moreno está convencido de que la respuesta tiene que ver con la “nefasta gestión de nuestro Ayuntamiento, que le ha llevado a una situación caótica, con un déficit insoportable que no le permite tener dinero para acabar la Vía Verde de la Gasolina”. Los ciudadanos, por el contrario, “pagamos escrupulosamente nuestros impuestos, incluidos los escandalosamente abusivos, como el IBI y la tasa de basuras”.

Varias decenas de personas se concentraron el pasado domingo en la Alameda de Osuna para exigir, “con el mismo rigor con el que pagamos nuestros impuestos” que el Ayuntamiento ejecute, al menos, las actuaciones que “no supongan un gasto excesivo”, como el asfaltado de una zona de peatones entre las calles Carabela y Joaquín Ibarra.