El accidente de ayer es el enésimo que se produce en este mismo tramo y que ya costó la vida de cinco personas en mayo de 2007 y de otras dos en diciembre de 2016, recuerda la entidad. Además, provocó que durante una hora y media cientos de vecinos y vecinas del barrio de Butarque no pudieran acceder a sus casas por la “ratonera que se forma en esta vía cada vez que se corta por algún motivo, ya que es la principal, y casi única, vía de acceso de un barrio de más de 16.000 personas”.

A pesar de ser una vía situada en el municipio de Madrid, la avenida de los Rosales, entre la M-45 y el By Pass de la A4, es una carretera autonómica (la M-301) de dos carriles donde los vehículos circulan a gran velocidad.

Tal y como subraya AVIB, “los vecinos del barrio de Butarque llevamos años solicitando la conversión de esta carretera en una vía urbana. En 2013 el Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad llegaron a un acuerdo para que esto sucediera (hasta el By Pass de la A4), pero a partir de ese punto continúa siendo una carretera autonómica”.

Después del último gran accidente en 2016, los vecinos y vecinas recogieron firmas para conseguir la construcción de una rotonda entre la avenida de los Rosales y la calle Hulla, con el objetivo de reducir la velocidad en el tramo y dar un acceso fundamental al barrio de Butarque.

El pasado año, tanto la Junta de Distrito de Villaverde como el Ayuntamiento de Getafe apoyaron la reivindicación vecinal, aprobando en los plenos municipales resoluciones que instan a la Comunidad de Madrid a mover ficha.

A la espera de soluciones por parte de la Administración
La respuesta obtenida por la Dirección General de Carreteras de la Comunidad de Madrid siempre ha sido negar la construcción de esa rotonda, alegando que se trata de una carretera y no de una calle, aunque a mediados del año pasado ofreció la cesión del tramo al Ayuntamiento de Madrid.

“Durante la última reunión que mantuvimos con el Área de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento a finales del año pasado, se comprometieron a que aunque existen inconvenientes técnicos para poder reconvertir ese tramo en vía urbana (carece de espacio para aceras por ejemplo), sí que podrían intentar llegar a un acuerdo con la Comunidad igual que se ha hecho en otros lugares mediante un convenio que permita construir la rotonda a pesar de que la carretera no sea suya, alegando que es uno de los pocos accesos con los que cuenta el barrio de Butarque”, informa la asociación vecinal. “Sin embargo, -continúa- varios meses después seguimos sin noticias del Ayuntamiento o de la Comunidad, mientras los accidentes se siguen produciendo”.

La Asociación Vecinal Independiente de Butarque exige que de una vez por todas se ponga solución a los problemas de seguridad en este tramo de la M-301 para no tener que lamentar más accidentes, y “para que no vuelva a repetirse la situación de incomunicación que padecimos ayer una vez más y que se suma a los problemas diarios de movilidad ya existentes con los accesos al barrio y el penoso servicio público de transporte del que disponemos”.