En agosto de 2012 y, sin previo aviso, Metro ordenó la clausura de 14 vestíbulos a los que segurían otros seis que, presuntamente, presentaban una demanda un 30% inferior a la media. Ha pasado más de un año y medio y los vecinos y vecinas de Valdebernardo (Vicálvaro), uno de los barrios afectados por la medida, no están dispuestos a dejar pasar un solo mes más sin que restablezcan el acceso sur del metro de Valdebernardo, “precisamente el más transitado”.

La AV AFUVEVA llama la atención sobre el hecho de que en un momento en que el precio del transporte público es más caro que nunca “se accede mucho peor, el tiempo de espera entre los metros se ha incrementado considerablemente, en especial los fines de semana, se ha reducido el número de trenes en circulación y se prepara una reducción de la plantilla de los trabajadores de Metro”.

Las vecinas y vecinos de Valdebernardo solo cuentan con una boca de acceso al metro, “precisamente la más alejada del centro del barrio”. El enfado, por tanto, es considerable. La asociación vecinal, que ha recogido más de 5.000 firmas contra la polémica medida, acudió en tres ocasiones a los plenos de la Junta Municipal de Vicálvaro. En dos de ellos se aprobó por unanimidad que la concejala del distrito, Carmen Torralba, instara al Consorcio y a Metro de Madrid a que reabra el acceso. Se dio cita incluso con la dirección de Metro con idéntico resultado: ninguno.

Agotadas estas vías y “agotada la paciencia”, la AV AFUVEVA convocó una manifestación para exigir la inmediata apertura del acceso sur el pasado 3 de abril, una movilización que secundaron 2.000 vecinas y vecinos del distrito. El éxito de asistencia desbarata el argumento por el que, supuestamente, clausuraron el acceso: la falta de demanda. La asociación confía en conseguir la reapertura de la boca del suburbano con esta y futuras movilizaciones. Es así, de hecho, como lograron arrancar la construcción de sus viviendas, la apertura al tráfico de la avenida Daroca y de la biblioteca. Fue con movilizaciones como lograron frenar la privatización de tres parcelas del parque de Valdebernardo, acabar con la crónica falta de plazas en la educación pública y bloquear el intento de privatizar el centro de salud del barrio.