No son todas, pero sí algunas las alegaciones vecinales que el Ayuntamiento de Madrid ha contemplado en el proyecto Madrid Río. La operación urbanística que aspira a recuperar los márgenes del río Manzanares ocupó ayer gran parte de la reunión de la comisión permanente de pleno del área de Urbanismo y Vivienda del Ayuntamiento de Madrid. Tras varias intervenciones y réplicas de los representantes de los tres partidos políticos con representación en el Consistorio, el nuevo proyecto fue aprobado, a pesar de los votos en contra del PSOE y de la abstención de IU y se someterá a consideración del pleno municipal el próximo miércoles 25 de junio.

Aunque las entidades vecinales no han recibido aún ninguna respuesta formal a las alegaciones registradas el pasado mes de abril, si se han dado a conocer algunas de las peticiones que se han incorporado al proyecto, como que la Casa de Campo se quede fuera del ámbito. El Ayuntamiento ha aceptado, asimismo, retirar la construcción de un aparcamiento para residentes en la calle Melilla, renunciar a la construcción de los quioscos más próximos a los puentes de Segovia y Toledo y de un edificio municipal para esmadrid.com en las inmediaciones del Matadero, en una parcela que ahora se integrará en el parque de Arganzuela.

En la reunión celebrada ayer, Pilar Martínez, concejala de Urbanismo, accedió a que responsables del área expliquen a las asociaciones vecinales los detalles del nuevo proyecto.