En 2012 el Gobierno de la Comunidad de Madrid ordenó la clausura del Colegio Público Enrique Granados, del barrio de Begoña, en el distrito de Fuencarral. Otros tres colegios del distrito corrieron la misma suerte: los CEIP Guatemala, Federico Garcia Lorca y Arroyofresno.

La clausura del Enrique Granados supuso un fuerte varapalo para un barrio, el de Begoña, que acumula graves déficits de infraestructuras y equipamientos. El mal estado de sus edificaciones justificó la declaración del barrio como Zona de Rehabilitación Integrada (ZRI) a principios de los años 2000. Las calles están jalonadas de locales clausurados por la crisis económica, de espacios interbloques desatendidos y barreras arquitectónicas. Faltan instalaciones culturales, sanitarias, deportivas y comerciales…, lo que obliga a sus vecinas y vecinos a salir del barrio casi para cualquier cosa.

La clausura del CEIP Enrique Granados animó a la AV de Begoña a reivindicar este espacio para su conversión en un centro sociocultural para impulsar la cultura en el barrio y potenciar el tejido asociativo.

El pasado año el Ayuntamiento de Madrid reconoció la necesidad de intervenir para mejorar la calidad de vida en el barrio y aprobó, tras un proceso de consulta y concertación con la asociación vecianl Barrio Virgen de Begoña y la FRAVM el Plan de barrio 2013-2016.

Al carecer la AV Barrio Virgen de Begoña y, tras múltiples gestiones por parte de la Junta Municipal del distrito y del área de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Madrid, se logra la cesión del colegio Enrique Granados para el desarrollo de algunas actividades del Plan de Barrio tales como el programa ¿Después del cole, qué?, apoyo psicológico, teatro, clases de horticultura, talleres de nutrición y memoria, encuentros de niños de hasta 9 años con el centro de entro de enfermos de Alzehimer del barrio…, en las que participaron centenares de vecinos y vecinas.

La sorpresa de la asociación fue mayúscula al inicio de este curso cuando descubrieron que la Comunidad de Madrid ha decidido hacer uso del colegio obligando a suspender las actividades programadas para este curso. El perjuicio de la medida es obvia: ¿Qué pasa con las decenas de personas apuntadas a los cursos? ¿Y con los profesores contratados?

La asociación se pregunta por qué habiendo otros tres colegios cerrados (Guatemala, Federico García Lorca y Arroyofresno) la Comunidad de Madrid decide ocupar precisamente el E. Granados, al que se le estaba dando uso.

Por todo ello, la asociación convocó una concentración que reunió a decenas de vecinos el pasado 23 de septiembre para exigir una solución tanto al Gobierno regional como al Consistorio de la capital.