Tras una semana de movilizaciones y tras la suspensión, durante cuatro días, de las clases, las madres y padres de los alumnos acudirán a la consejería de Educación para solicitar información detallada de las incidencias detectadas y conocer el proyecto de unas obras que consideran que “no sólo no ha solucionado los problemas para los que estaba prevista, sino que ha llegado a agravar la ya deficiente accesibilidad a las instalaciones de los 45 niños con dificultades motrices’.