El próximo miércoles 30 de junio la Asociación de Vecinos de Mejorada del Campo hará entrega de 1.600 alegaciones individuales –representan casi un 10% de la población- al Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) en la sede del Ayuntamiento de la localidad. Al acto de entrega acudirán miembros de la dirección de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de la Comunidad de Madrid (FRAVM). La polémica estalló el pasado año. El pleno municipal de octubre aprobó, a propuesta de la concejalía de Hacienda, la revisión de las Ordenanzas Fiscales Reguladoras de los Impuestos y Tasas Municipales, en virtud de la cual el impuesto de bienes inmuebles de naturaleza urbana bajó del 0,45 al 0,43%. Este descenso, convenientemente publicitado por los representantes políticos de la formación que encabeza el Consistorio –PSOE-, supone, sin embargo, una subida real del 70 u 80% para los 5.400 hogares de la población, de los cuales un 40% está pagando una hipoteca ya que, como nadie ignora, el valor de mercado de los inmuebles de Mejorada ha entrado también en la vorágine especulativa que ha doblado el precio de la vivienda nueva desde 1996.

Así las cosas, la Asociación de Vecinos de la localidad inició una campaña de recogida de firmas en febrero pasado a fin de solicitar una reducción del coeficiente municipal que se aplica en el calculo del impuesto ( del actual 0,43% al 0,40% ), de manera que la revalorización catastral sufrida este año repercuta lo menos posible en el importe final del recibo. Mejorada del Campo es una población con rentas familiares medio-bajas que ya pagaba un IBI elevado y que hoy en día carece de infraestructuras y de servicios públicos de calidad. A través de las alegaciones, los vecinos solicitan pagar un impuesto más acorde con la prestación de servicios públicos y la realidad del municipio, caracterizada por un transporte público deficiente, unas entradas/salidas del pueblo y unas carreteras locales peligrosas, un medio ambiente degradado, unos servicios municipales deficitarios, etc. “Los vecinos solicitamos pagar un impuesto más acorde con estas realidades, pues estamos pagando un impuesto de primera y recibimos servicios de tercera”. Este es el mensaje que los representantes vecinales transmitirán a los responsables municipales en la entrega de las alegaciones, que se producirá el miércoles 30 de junio a las 10 de la mañana en la sede del Ayuntamiento.