En pleno siglo XXI, el distrito de Ciudad Lineal está jalonado de tendidos aéreos más propios de épocas pasadas. Tendidos que atraviesan terrazas, azoteas, medianerías y fachadas y que, además, están soportados por torres eléctricas, postes de hormigón y de madera que roban espacio al peatón –en espacial a quienes tienen una movilidad reducida–en unas aceras ya de por si estrechas.

La AV La Merced del Barrio de Quintana entiende que tamaño despropósito es responsabilidad directa de la administración más cercana a la ciudadanía: la junta municipal, que debería negociar su desmantelamiento con las empresas eléctricas y de telecomunicación responsables.

El problema no solo radica en el obstáculo que estos soportes suponen en la calle, sino en los campos electromagnéticos que las líneas eléctricas de media y baja tensión generan y que, “aunque sean de baja frecuencia”, resultan “peligrosos para la salud de los vecinos que tienen los tendidos próximos”.

Estas son solo algunas, pero no todas las razones por las cuales consideran que la Junta Municipal, presidida por Elena Sánchez Gallar, deberían iniciar un proceso de desmantelamiento para el cual la entidad ofrece su “total colaboración”.

Y no parten de cero: la asociación ha realizado un pormenorizado estudio técnico y estadístico en el que identifican 51 torres metálicas, 140 torres de hormigón y 680 postes de madera y que presentarán en un acto público que tendrá lugar el miércoles 30 enero a las 18.30h en el centro cultural Príncipe de Asturias (calle Hermanos García Noblejas, 14), en el que las vecinas y vecinos podrán contemplar una exposición gráfica durante los días 30 y 31 de enero.