Ante la falta de plazas de educación infantil en el PAU de Carabanchel y tras diversas acciones reivindicativas, la Comunidad de Madrid se comprometió en mayo de 2010 a construir un nuevo colegio públicos, el Maestro Padilla, que abriría sus puertas en septiembre de 2011.

Según relata la asociación vecinal de Carabachel Alto, su construcción comenzó muy tarde, en mayo de 2011, “sin tiempo prácticamente material para que el colegio pudiera estar disponible en la fecha comprometida”. Pero sólo dos meses más tarde las obras se paralizaron por desavenencias entre el Gobierno regional y la empresa constructora y así siguen a día de hoy.

‘Los 175 niños de entre 3 y 4 años actualmente afectados se encuentran disgregados por edades en diferentes centros de Carabanchel: los de 4 años en el CEIP Pinar de San José, y los de 3 años en el Centro de Educación Especial María Soriano, el cuál tuvo que ser rehabilitado de urgencia en el verano”, indica la entidad ciudadana. En estos momentos “nos encontramos en un largo proceso administrativo para la adjudicación de las obras del colegio a otra nueva empresa constructora, por lo que empieza a ser incluso complicada la disponibilidad del centro para el próximo curso 2012/2013. Esto acarrearía nuevamente importantes problemas y agravios a las familias, a los niños y a todo el barrio, ya que debido a la falta de infraestructuras educativas en la zona, casi con toda seguridad el curso que viene no podría ser escolarizada la totalidad de niños de 3 años en su barrio”, asegura la asociación en un comunicado.

Recordemos que el pasado 16 de octubre, los padres, madres y niños del colegio Maestro Padilla se manifestaron en la Puerta del Sol junto a familias afectadas de otros colegios de la región que se encuentran en una situación similar. Nueve días después, todos ellos solicitaron una reunión con la consejera de Educación y Empleo, Lucía Figar, para conocer los planes de la Comunidad de Madrid al respecto. Desde el 15 de diciembre, la consejería ha comenzado convocar a los grupos damnificados, pero “los padres y niños de cada colegio, además de ser informados de las razones de los continuos retrasos e incumplimientos de plazos previstos en la construcción de los colegios, queremos hechos y fechas concretas de ejecución y entrega de cada uno de los mismos”, concluye el colectivo vecinal.