El pasado mes de febrero, las asociaciones vecinales de Carabanchel celebraron una concentración para exigir la inmediata contratación de un pediatra que sustituyera al que se dió de baja en el turno de tarde en el centro de salud de General Ricardos. Cuando se cumplían cinco meses y medio de la movilización, el pasado 14 de junio volvieron a salir a la calle porque, como aclara Lourdes Hernández, portavoz de la AV General Ricardos, “nos encontramos en la misma situación: con un sólo pediatra en el turno de tarde para atender a los 2.000 niños y niñas de los barrios de Opañel y San Isidro. No sabemos si se ha vuelto a dar de baja o la Consejería de Sanidad hizo un contrato de seis meses para evitar nuevas movilizaciones, pero la única respuesta de la Consejería a la demanda de las familias carabancheleras es la misma que entonces: que acudan al médico de familia o al servicio de Urgencias del hospital Clínico San Carlos de Madrid”, una respuesta que Hernández califica de “desvergüenza” toda vez que, “nuestro hospital de referencia está en el distrito de Moncloa y, para colmo, sus urgencias están saturadísimas”.