El pasado 5 de septiembre de 2005 Francisco Pérez Ramos, presidente de la Asociación de Televisiones Locales de la Comunidad de Madrid, presentaba un recurso de alzada contra la Orden 298/2005, de 5 de Agosto, del vicepresidente primero y portavoz del Gobierno de la Comunidad de Madrid, por la que se resuelve el concurso público para la adjudicación de concesiones de explotación de programas de servicio de televisión local terrenal local.

Cuatro meses después, Francisco Pérez Ramos recibe la noticia de que el recurso ha sido admitido a trámite. Ello significa que las televisiones locales que, como Tele K estaban obligadas a interrumpir sus emisiones en un plazo de seis meses a partir del momento en que se comunicaba la denegación de las adjudicaciones de las licencias, podrán seguir emitiendo hasta el momento en que los tribunales emitan un fallo definitivo. Francisco Pérez, director general de Tele K, calcula que el proceso judicial se puede extender dos ó tres años, un periodo en el que Tele K podrá seguir emitiendo amparada en la legislación vigente.

Tele K denunció algunas supuestas ilegalidades cometidas por el ejecutivo de Esperanza Aguirre, como el hecho de que una misma empresa haya obtenido licencia en todas las demarcaciones de la Comunidad de Madrid (caso de Televisión Digital de Madrid SLU., propiedad de Enrique Cerezo), o de que haya accionariados comunes en concesionarios de una misma demarcación (como ocurre con Libertad Digital TV y Homo Virtualis, ambas con Libertad Digital S.A. en su accionariado y licencia en la capital).

Francisco Pérez es optimista y ha declarado que ‘Tele K se tiene que preparar para el futuro digital, debemos funcionar con una licencia que nos hemos ganado, ya que la televisión local que dirijo, en emisión desde 1993, es la única reconocida como anterior a la Disposición Transitoria dentro de la Comunidad de Madrid, por lo que sería tan sólo ella quien podría obtener una licencia automáticamente en caso de alcanzarse ese objetivo”.