AVUDEV aplaude la decisión que esta vez ha unido a oposición y Gobierno municipal pero no entiende el nuevo posicionamiento del alcalde. La planificación urbanística es competencia local y el Consistorio ya sabía que la zona en la que se autorizó la instalación de la subestación era una zona residencial. A tenor de la entidad ciudadana, la aprobación de la moción supone claramente un reconocimiento explícito a los posibles riesgos para la salud de los vecinos y a la falta de planificación en materia urbanística.

Hace un año, Valdemoro vivió una situación similar en el barrio de El Restón y ante las movilizaciones vecinales el Ayuntamiento tuvo que dar marcha atrás y otra subestación eléctrica tuvo que ser trasladada.

Durante el pleno los representantes de AVUDEV preguntaron al alcalde cómo va a materializar el compromiso que ha suscrito con los vecinos a través de la moción pero éstos no han recibido contestación alguna. A su vez, insistieron en el caso de El Restón, en el cual el Ayuntamiento instó a la misma compañía, Iberdrola, a parar las obras, algo que ha desmentido el Concejal de Urbanismo, Javier Hernández.

La Dirección General de Industria sigue sin pronunciarse al respecto, siguiendo lo que parece ser una política de hechos consumados. Mientras tanto, AVUDEV sigue sumando apoyos de distintas asociaciones y grupos políticos y el pasado domingo pudo concentrar a más de 100 vecinos en la que fue su primera ponencia sobre los riesgos que generan los campos electromagnéticos. Francisco Caños, responsable de Medio Ambiente de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid, entidad que desde el primer momento ha apoyado a AVUDEV en su batalla, participó en ese acto aportando una experiencia basada en casos similares de otros pueblos y barrios de Madrid.