Los votos contrarios de Ciudadanos y el Partido Popular han sido suficientes para tumbar en el pleno de la cámara una propuesta legislativa que había sido elaborada con mimo por la Coordinadora de Vivienda de Madrid (formada por la PAH y los grupos de vivienda de las asambleas del 15M), la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) y la Asociación Libre de Abogados (ALA), y que, entre otras cosas, persigue prohibir los desahucios de vivienda sin alternativa habitacional y los cortes de suministros básicos y penalizar los usos antisociales de la vivienda. Los diputados de Podemos y PSOE, por su parte, votaron a favor de tramitar la ley, tras defender la importancia de que el parlamento autonómico acogiese una iniciativa tan relevante de la sociedad civil.

Tras la votación, los servicios de la cámara expulsaron a una delegación de los colectivos impulsores de la ILP que seguía el pleno desde la tribuna de invitados, que mostraron su indignación a los diputados del PP y Cs gritando “Sí se puede, pero no quieren”. La misma indignación se instaló en los manifestantes que desde las 10:30 aguardaban en el exterior del Parlamento regional el resultado del debate.

Uno de los argumentos más usados por estos dos partidos para frenar la ILP es que contenía partes inconstitucionales. Pero, tal y como ha indicado Alejandra Jacinto, portavoz de la campaña de la ILP y de la PAH, a las puertas de la Asamblea, “la gente no va a entender que un texto que defiende el derecho a una vivienda digna sea inconstitucional. La gente lo que entiende es que vamos a seguir con los desahucios, con los cortes de suministro, con la pobreza energética, con la vivienda vacía…por culpa de los representantes políticos que tenemos”. “La sensación de enfado e indignación es total – ha continuado-. Pero esto no va a quedar así. Vamos a seguir ejerciendo de garantes del derecho a la vivienda porque está claro que en la clase política de este país no podemos confiar. Hemos optado por la vía de la iniciativa legislativa popular, por la vía de elaborar una ley integral, muy inclusiva, pero ni siquiera eso ha servido. Está claro que están de parte de las entidades financieras, de parte de los fondos buitre, de sus amigos Goldman Sachs, de aquellos a los que vendieron la vivienda pública. Nosotros vamos a seguir parando desahucios, en las puertas de las casas porque es lo único que nos queda”, ha concluido.

En la misma línea, otro de los portavoces de la PAH ha leído ante los manifestantes un duro comunicado que arranca de la manera siguiente: “Hoy quienes dicen que trabajan por resolver los problemas, preocupaciones y necesidades de los ciudadanos, han cortado el debate de una Ley urgente del Derecho a la vivienda en la Asamblea de Madrid, a favor del status quo. Otra traición a la ciudadanía desde los despachos. Sin embargo, nosotras ya hemos ganado esta pelea frente a quienes nos quieren invisibles y te dicen que “no se puede”. Hemos demostrado al poder que tenemos soluciones donde él no tiene voluntad de legislar y somos capaces de organizarnos, de poner negro sobre blanco que no se ganan el sueldo ni entienden la prioridad de quien padece desigualdades criminales. Desde la precariedad de la gente de a pie, sin medios técnicos ni económicos, sin liberadas, hemos logrado llevar a cabo un reto más. Hemos cumplido con nuestra parte llevando al Parlamento regional una ley para rescatar familias, calentar hogares y frenar abusos. Sí se puede y hoy estaba en manos de PP y CS cumplir su parte en la Asamblea de Madrid, respetando los 77.000 avales”, ha indicado, aludiendo a las 76.773 firmas de madrileños y madrileñas que los grupos promotores de la ILP recogieron en tan solo 77 días.

“Desgraciadamente -ha continuado- PP y CS no han asumido su responsabilidad de dialogar y de tomar en incumbencia los derechos humanos, en positivo, en constructivo y entendiendo su urgencia. Hartas del papel mojado y promesas electorales incumplidas, decimos que no tienen derecho a ensuciar tu derecho constitucional con excusas, mentiras camufladas y blablabla que no resuelve nada, no tienen derecho a llamarse política útil cuando tenían cientos de informes de organizaciones a favor, dictámenes de la justicia europea y hasta una condena del comité de derechos sociales de la ONU sobre la mesa. Si unos políticos lamentables no son capaces de arremangarse por la mejora de la sociedad y entender que era imprescindible debatir esta ley para todas, que nuestro esfuerzo es el del pueblo ejerciendo sus derechos frente a la impunidad de la banca… y en vez de respetarlo, cuidarlo y hasta alentarlo… se ponen nuevamente de parte del 1% más rico frente al 99% entonces deberán asumir las consecuencias”, ha afirmado, antes de añadir: “ya nos levantamos en 2013 cuando el PP desahució la ILP en el Congreso y hemos obtenido miles de victorias, porque hay vidas en juego y los anhelos de varias generaciones y esa fuerza es imparable. Podrán posponerlo, pero no derrotarnos. Nacimos para cambiar las leyes y ganar derechos, cueste lo que cueste. Sentíos orgullosas, porque vamos a disputarles todos los desahucios y todos los abusos de bancos y suministradoras, por justicia social. Porque no somos mercancía en manos de políticos y banqueros, conquistaremos el fin social que siempre tuvo que tener la vivienda. Porque si se quiere, se puede y se podrá”, ha concluido.