En la última década el distrito de Arganzuela y, en especial, los barrios de Legazpi y Delicias, han sido elegidos por no pocas familias jóvenes con hijos para instalar su hogar. El consecuente incremento de la población no se ha visto acompañado, sin embargo, por las necesarias inversiones en equipamientos educativos públicos. El conjunto del distrito, en el que viven cerca de 160.000 vecinas y vecinos, solo cuenta con dos institutos públicos y ninguno de ellos está en el área urbana que engloba los barrios de Legazpi, Delicias, Palos de Moguer y Atocha. Miles de familias (más de 70.000 vecinos), por tanto, carecen de un instituto público de referencia, una reivindicación que llevan reclamando desde que, en febrero de 2008, las asociaciones de vecinos y las AMPA de los colegios de Delicias y Legazpi entregaron más de 6.000 firmas apoyando esta petición.

Desde entonces, han llevado a cabo numerosas acciones: recogidas de firmas, matriculaciones virtuales, jornadas pedagógicas, manifestaciones, marchas en bici, a pie, en patines… para mantener viva una demanda que obtuvo, por otro lado, el respaldo de todas las formaciones políticas representadas en la Junta Municipal del distrito en un pleno municipal en el año 2010. También se ha hecho llegar esta petición a la Asamblea de Madrid, administración competente en la materia. De la consejería de Educación recibieron el reconocimiento de que, efectivamente, el equipamiento es necesario. Pero nada más.

Las asociaciones vecinales Nudo Sur y El Planetario y las AMPA de los colegios Miguel de Unamuno, Plácido Domingo y Tirso de Molina, han decidido, por tanto, volver a la carga para recordar que hay alumnos suficientes y, contra lo que sostiene el Gobierno regional, hay un terreno disponible para edificar el instituto. Y lo harán con una marcha en bici que comenzará a las 11:30 horas en la calle Párroco Eusebio Cuenca, en la parte trasera del Museo del Ferrocarril, donde están los terrenos abandonados que los vecinos reclaman para el instituto. Desde allí se dirigirán por las calles del distrito en un fácil recorrido de unos 5 kilómetros hasta la zona de juegos del “barco pirata” de Madrid Río, donde una charanga y unos payasos amenizarán la espera a los ciclistas. El acto concluirá con la lectura de un manifiesto.

Más información aquí.

Recorrido de la marcha.