El sábado 18 de diciembre, centenares de miles de personas volvieron a inundar las calles de 39 capitales de provincia. En Madrid, miles de vecinos, muchos de ellos pensionistas y jubilados, pero también representantes de los bomberos del Ayuntamiento de Madrid y trabajadores de CNN+, entre otros colectivos, exigieron la convocatoria de una nueva huelga general y clamaron una y otra vez “ZP, hazte del PP”. En el escenario instalado en la Puerta del Sol, el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, subrayó que las razones que motivaron la convocatoria de la huelga del 29-S ‘han crecido’ como consecuencia de las medidas adoptadas por “un Gobierno de izquierdas” que, en lugar de buscar recursos “en la lucha contra la especulación, el fraude y la economía sumergida” a través, entre otras, del establecimiento de un impuesto a las transacciones financieras y la prohibición de los movimientos especulativos de capitales, opta por eliminar los 426 euros de ayuda a las personas sin ingresos, congelar las pensiones, alargar el periodo de cotización para calcular la pensión y aprobar una reforma laboral manifiestamente lesiva para los trabajadores. En ese punto, Toxo defendió la Iniciativa Legislativa Popular como respuesta para ‘revertir’ los peores efectos de una reforma contra la cual ‘tenemos que entregar centenares de miles de firmas coincidiendo con las elecciones municipales y autonómicas’. Los sindicatos, aseguró, tienen la voluntad de defender ‘contra viento y marea’ los intereses de la mayoría de la ciudadanía. Su último mensaje fue meridianamente claro: con jubilación a los 67 ‘generalizada y obligatoria’ no habrá acuerdo sino ‘huelga general y la habrá en enero’.

El secretario general de CCOO de Madrid, Javier López, por su parte, reconoció el deseo de las organizaciones sindicales de ‘combatir la crisis’, pero no a cualquier precio, sino “fortaleciendo la democracia, la libertad, la igualdad, los derechos laborales y sociales”. “Queremos -añadió- una política al servicio de la sociedad y no al servicio de unos mercaderes improductivos, especuladores, defraudadores de impuestos”. Para ello, es necesario seguir movilizando a la ciudadanía porque ‘el conflicto sigue abierto, la lucha continúa’ y, en definitiva, ‘sólo se pierden aquellas batallas que no libramos’.

Foto: Julio Robledo.