El escrito, que puedes consultar en la web de la asociación  enumera los graves efectos para la salud y la calidad de vida provocados por el ruido del tráfico y vuelve a pedir el soterramiento de la autovía entre la calle San Pol de Mar y el Puente de los Franceses. Cientos de vecinos y vecinas que residen en primera línea, a menos de 10 metros de la M-30, pero también las y los miles que viven en segunda y tercera línea, sufren diariamente “un volumen de ruido nocivo para la salud, como han demostrado todos los mapas de ruido elaborados por el Ayuntamiento de Madrid, incluso después de que se aprobase la reducción de la velocidad en el tramo del Paseo de Marqués de Monistrol a 70 km/h”, sostiene la entidad vecinal.

Pero “el problema no es solo por el ruido -continúa-, sino que la polución que genera la M30 tiene también una afectación directa sobre la salud de quienes vivimos en este barrio, generando una mala calidad del aire que respiramos, sin olvidar tampoco los problemas ambientales que genera el tráfico rodado en nuestra ciudad o los problemas de seguridad vial que ocasionan aceras por debajo de la carretera, sin el ancho legal establecido en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y los problemas de accesibilidad de las viviendas que dan al Paseo del Marqués de Monistrol”, indica el colectivo.

La Colonia Manzanares, situada en el distrito de Moncloa-Aravaca, quedó fuera del soterramiento de la M-30 proyectado y ejecutado por el alcalde Gallardón, y hoy puede suceder lo mismo con los actuales planes del equipo de Gobierno de Martínez-Almeida. Su asociación vecinal, solidaria con las gentes de los barrios anejos, se alegra de los soterramientos proyectados o en construcción en estos momentos, como el de la M-30 a su paso por el antiguo estadio Vicente Calderón o el de la A-5 a la altura de Campamento, aunque aclara que el primero de ellos “se hace fundamentalmente para garantizar el retorno a las millonarias inversiones de las promotoras urbanísticas que necesitan vender los pisos de lujo que levantan en la zona”. Y ahora espera una solución similar para la colonia.

Considera que la solución de pantalla vegetal aprobada por la Junta Municipal en 2017 para su zona “ni es solución global, ni se ha acometido con un carácter de urgencia que podría aliviar temporalmente alguna de las consecuencias más lesivas de la M-30 a su paso por nuestro barrio”, sostiene la entidad vecinal, antes de subrayar que “la consulta realizada por nuestra asociación en 2021 muestra que es un clamor mayoritario de nuestro barrio que se acometa el soterramiento de la M-30 en nuestro barrio”.

Después de varias iniciativas de la asociación rechazadas en el pleno de la Junta Municipal de Moncloa-Aravaca y varias movilizaciones, la entidad da un paso más, presentando una queja al Defensor del Pueblo por la dejadez del Ayuntamiento ante un problema tan grave. “No podemos seguir conviviendo con este problema y queremos soluciones ya, la solución, en este caso, el soterramiento de la M30”, concluye la Asociación Vecinal Manzanares-Casa de Campo.