Las protestas de mañana responden a un llamamiento realizado por las organizaciones de mujeres de Andalucía, muy preocupadas ante el pacto del PP, Ciudadanos y Vox para gobernar esta comunidad autónoma, que incluye acuerdos que perjudican de manera directa los derechos de las mujeres. Las concentraciones y manifestaciones que recorrerá el país tendrán lugar mientras se celebra en el Parlamento Andaluz el debate de investidura que llevará a Juanma Moreno Bonilla a ocupar la presidencia gracias a los votos del partido de ultraderecha.

Las asociaciones vecinales madrileñas hacen suya la inquietud de las mujeres andaluzas y se unen a los colectivos feministas en su denuncia del uso de los derechos de las mujeres como “moneda de cambio” política y en su protesta por las medidas de corte machista, clasista, racista y xenófobo que incluye el citado pacto de gobierno. Después de años de lucha para lograr avances en igualdad, no podemos permitir volver a las épocas oscuras que defiende una formación como Vox. No podemos permitir que se dé un solo paso atrás.

Este es el comunicado difundido por el movimiento feminista andaluz que expone las razones de las movilizaciones de mañana:

Las mujeres feministas de Andalucía convocamos a la sociedad de nuestra tierra, de nuestro estado, a que nos acompañe en las acciones que vamos a realizar el día 15 de enero y en los días venideros, si volviera a ser necesario.

Las mujeres feministas en Andalucía advertimos desde ya que vamos a estar vigilantes y organizadas como oposición civil para denunciar este sistema patriarcal que cada día nos agrede, nos viola y nos asesina. Para denunciar la justicia patriarcal que sólo nos cree cuando somos asesinadas, para reivindicar que seguimos siendo nosotras las que sostenemos la vida echándonos a nuestras espaldas el peso de los cuidados y las que realizamos los trabajos más precarizados.

Hoy nos movilizamos con motivo del debate de investidura que materializará el vergonzoso pacto de gobierno en Andalucía en que se está negociando con nuestros derechos, usándolos como moneda de cambio y negando la incuestionable realidad de la violencia machista.

La vigente ley de violencia de género es claramente insuficiente y así lo venimos denunciando, hay mucho aún por mejorar, pero las feministas no vamos a permitir que se dé ni un paso atrás. Ningún pacto de gobierno puede suponer deshacer lo que juntas y con tanto esfuerzo hemos conquistado.

Siguiendo las bases sentadas en el 8M, nuestra lucha seguirá siendo por un feminismo inclusivo, interseccional, antifascista y anticapitalista, que ponga la defensa de la vida en el centro de la economía, de la política y de la cultura. Porque somos conscientes de nuestras opresiones, no vamos a permitir ninguna otra.

Que quede claro: en Andalucía nos van a tener enfrente y bien organizadas, sabemos bien lo qué está en juego, la seguridad de vidas humanas, ni muertas ni heroínas, nos queremos vivas y libres, fundamentalmente libres de miedo a convivir libremente por nuestras ciudades o pueblos, por nuestras costas o montes, de noche o de día, asistiendo a ferias, haciendo deporte, trabajando en fábricas, cocinando, sirviendo copas, o haciendo encajes de bolillos, en bibliotecas o en discotecas,…. No permitiremos ni un paso atrás en nuestros derechos y libertades, de todas las mujeres, vengan de donde venga. Ahora es Andalucía, pero en unos meses esta amenaza de involución se puede hacer realidad en todo el país”.