La entidad solicitó el pasado 14 de octubre una reunión urgente a Paloma Sobrini, actual directora general de Arquitectura y Conservación del Patrimonio del Ayuntamiento de Madrid, con el fin de aclarar la situación del proyecto, pero nadie ha contestado aún a la petición, “lo cual no es aceptable porque los vecinos esperamos soluciones a nuestros problemas”, indica la entidad.

“Desde la asociación deseamos poner de manifiesto la falta de voluntad política que está mostrando el Ayuntamiento de Madrid y su Área de Patrimonio para resolver esta demanda vecinal y atender una petición de información relevante para la marcha del centro juvenil. Creemos que, como entidad promotora e impulsora de la participación vecinal, tenemos derecho a toda la información necesaria y el Ayuntamiento de Madrid no se puede limitar a esperar el nuevo proyecto modificado. Exigimos que se convoque una reunión de inmediato por parte de Paloma Sobrini, responsable del área, y se nos proporcione información detallada sobre el estado del proyecto y todos los datos que garanticen que no se modificará el proyecto original ni que el recurso de la empresa afecte sustancialmente la obra. Confiamos en que esta demora no responda a que se está elaborando un proyecto muy diferente del que se diseñó de forma colectiva. Así mismo, exigimos que se nos proporcione una estimación de los plazos previstos para su cumplimiento”, indica la asociación vecinal en su nota.

Recordemos que el colectivo vecinal reclama la construcción del centro, “algo muy necesario para los jóvenes de Usera”, desde 2003 y que en 2008 el Ayuntamiento de Madrid, entonces presidido por Alberto Ruiz-Gallardón, lo aprobó en el marco del Plan Especial de Inversiones de Usera 2009/2013-14. Sin embargo, “no es hasta el año 2016 cuando, a través de una propuesta del PSOE apoyada por Ahora Madrid, se recoge un presupuesto para retomar este proyecto y dotar a Usera del centro acordado. Posteriormente, y como resultado de un proceso de participación vecinal importante, se fue diseñando un proyecto novedoso e ilusionante por lo que puede significar para nuestra juventud que no dispone de espacios propios para realizar sus actividades”, asegura la asociación del barrio.

El proyecto, que se ejecutará en una parcela de 4.436 metros cuadrados situada entre los números 5 y 7 de la calle Avena, en plena colonia de Zofío, incluye un rocódromo, un skate park y un auditorio. Con un presupuesto de cinco millones de euros, el anterior equipo de Gobierno municipal anunció que estaría listo a finales de 2020.

“Cuando se nos comunicó que en marzo de 2019 se iniciaban las obras, creímos que se habían acabado las excusas para que también el barrio de Zofío tuviera un centro donde ofrecer a sus vecinos otras actividades que no obligaran a desplazarse a otras zonas. Nuestra sorpresa fue cuando pasaban los días y no se observaban movimientos, lo que empezó a preocupar porque ningún responsable del Ayuntamiento de Madrid daba explicaciones acerca del retraso”, informa la asociación vecinal.

Meses después del cambio de gobierno municipal estas explicaciones siguen sin llegar, por lo que la entidad ciudadana ha decidido retomar el asunto con el fin de que no quede en el olvido y cristalice, de una vez por todas, su vieja demanda para el barrio.