“No nos dejan más opciones que movilizarnos para parar el plan de desarrollo urbanístico del sureste de Madrid, un plan que no piensa en las necesidades de las personas sino solo en las necesidades de los intereses bancarios, un plan que quiere construir acabando con una de las zonas con mayor diversidad biológica de Madrid, un plan que quiere levantar pisos y más pisos en suelo poco edificable por el tipo de geología, un plan que su resultado va a ser la degradación aún más de la zona sureste de Madrid donde están nuestros barrios y distritos: Vicálvaro, Valdeberbardo, Vallecas, Coslada…” Con esta contundencia se expresa en su sitio web la Asociación Vecinal de Valdebernardo (AFUVEVA), una de las entidades más beligerantes ante el proyecto municipal, con motivo de la convocatoria de este domingo, que arrancará a las 10:00 de diversos puntos de Vicálvaro y Vallecas.

Tras una concurrida charla que tuvo lugar el pasado jueves en el Ateneo de Madrid, la Plataforma por un Sureste de Madrid Limpio y Sostenible, formada por colectivos vecinales, ecologistas y políticos, impulsa una marcha hasta uno de los lugares que se verá afectado por el proyecto de Los Berrocales. La marcha llegará al Cerro Almodóvar a las 11:30, tras haber partido hora y media antes y de forma simultánea de Valdebernardo (salida metro), la Plaza de la Junta Municipal de Vicálvaro y el colegio público Ciudad de Valencia de Vallecas.

Las tres marchas se unirán en la base del cerro a las 11:00. Desde allí, en un sólo grupo, subirán hasta la parte más elevada de la colina, desde donde se divisan unas vistas extraordinarias de Madrid y, por supuesto, del terreno en el que el Ayuntamiento proyecta levantar el nuevo barrio de Los Berrocales.

Recordemos que en el sureste de la capital (Villa de Vallecas y Vicálvaro) se concentra la mayor superficie de suelo urbanizable del municipio. Los sectores de Los Cerros, Los Ahijones, Los Berrocales y Valdecarros suman 39.531.943 metros cuadrados, una superficie similar al municipio de Tres Cantos, y tienen capacidad para albergar 99.982 viviendas.

Estos macrodesarrollos se proyectaron en 1997 aunque los planeamientos urbanísticos que los desarrollan se aprobaron, entre 2003 y 2010, con Alberto Ruiz-Gallardón. Una época en la que el urbanismo de la ciudad se diseñó en base a criterios desarrollistas y especulativos, sin tener en cuenta los valores ambientales del territorio, ni la calidad de vida de sus habitantes.

Actualmente, la situación socioeconómica ha cambiado y la ciudadanía reclama espacios urbanos habitables, ciudades compactas que contengan el consumo de nuevo suelo urbano y preserven los espacios del territorio esenciales para el mantenimiento de los ciclos naturales.

La Plataforma por un Sureste de Madrid Limpio y Sostenible (integrada por las asociaciones vecinales La Colmena, PAU de Vallecas, la Unión de Villa de Vallecas, Vicálvaro y AFUVEVA de Valdebernardo, la FRAVM, Ecologistas en Acción de Madrid, ARBA y la Plataforma por el Derecho a la Ciudad) reclama al Ayuntamiento de Madrid la reformulación de todos los desarrollos del sureste, en la línea del programa electoral de Ahora Madrid y del Pacto contra la especulación, de manera participativa junto a los colectivos ecologistas y vecinales.

Sin embargo, antes de llevar a cabo esta revisión de los desarrollos del sureste, el Ayuntamiento de Madrid pretende aprobar definitivamente el convenio de gestión de la primera fase de Los Berrocales que aprobó inicialmente Ana Botella en abril de 2015. Este convenio es necesario para iniciar las obras. La plataforma se opone porque dificultaría o haría inviable la revisión de todo el ámbito. Además, si Madrid en 20 años no ha sido capaz de terminar los actuales desarrollos de los PAU de Carabanchel, Ensanche de Vallecas, Valdebebas, Las Tablas, Sanchinarro, Montecarmelo, no hay justificación para iniciar otros nuevos.